Boca debutó este miércoles con una prometedora victoria por 1 a 0 sobre The Strongest, de Bolivia, por la Zona C de la Copa Libertadores, en los siempre complicados 3.650 metros de altura de La Paz, al influjo de otra buena performance de sus tres juveniles mediocampistas Agustín Almendra, Alan Varela y Cristian Medina, bien respaldados por un grupo de experimentados muy sólido.

Embed

El planteo de Miguel Ángel Russo dejó en claro esta noche en los 3.650 metros de altura del estadio Hernando Siles, de La Paz, que sea por sapiencia o por capacidad de adaptación, su mano se vio claramente en el accionar de su equipo.

Y en esta oportunidad la sapiencia y la adaptación tuvieron que ir necesariamente de la mano, porque el técnico, salvo Carlos Tevez, al que él decidió dejar en Buenos Aires contra la voluntad del propio capitán del equipo de 37 años, puso en cancha todo lo que pudo poner, ya que entre lesionados, afectados de coronavirus y suspendidos, una docena de los 35 integrantes de la lista de buena fe tampoco viajaron a Bolivia.

La cuestión fue que, por decisión propia o, quizá, también por alguna sugerencia llegada desde el Consejo de Fútbol que conduce Juan Román Riquelme, los buenos resultados que le dieron en la mitad de la cancha los tres juveniles "canteranos" Cristian Medina, Alan Varela y Agustín Almendra en la victoria del fin de semana por 3 a 1 sobre Atlético Tucumán, fueron el disparador para que el trío repitiera en la hostil altitud paceña.

Ellos tres más Agustín Obando, también titular frente a los tucumanos, son cuatro productos de las inferiores boquenses que hoy empezaron en Copa Libertadores a transitar un camino de renovación con miras en las divisiones menores, antiguos proyectos de otras administraciones que hoy quieren reimpulsar Riquelme y compañía.

Y quizá cuando esté disponible Edwin Cardona, él y Tevez podrían ingresar por Obando y Franco Soldano, hoy titular en lugar del "Apache", y Russo habría encontrado definitivamente "el" equipo.

Soldano, que marcó justamente ante el "Decano" su cuarto gol con la camiseta de Boca con menos de 10 minutos en cancha, volvió a ejercer de "rueda de auxilio" como cuando Russo lo ponía como ladero de Tevez, aunque en esta oportunidad auxiliando "a todos".

Es que el ex-Unón, de Santa Fe, bajó permanentemente a campo propio para sorprender a los volantes bolivianos que manejaban la pelota desde atrás y sustraerles el balón.

Como si el aire le sobrara igual que en el llano, su gestión fue tan valiosa como esa habilitación de Almendra para Sebastián Villa apenas comenzado el encuentro, que el colombiano resolvió con una diagonal de derecha a izquierda, un enganche hacia fuera y un zurdazo alto que prematuramente sentenció el marcador.

Porque después, en el larguísimo trayecto de juego que quedaba por delante el "xeneize" no pasó sobresaltos, taponó bien la boca de acceso al área grande para evitar los disparos de media distancia de los locales, y así el ingreso a los últimos 20 metros de la cancha resultaron inaccesibles para los anfitriones.

Y ese gol fue clave porque justamente a Boca le evitó durante la mayor parte del encuentro tener que gastar un aire adicional en pos del mismo, ya que seguramente en el ideario de su entrenador habrá estado llevarse de La Paz bastante más que un potencial empate.

Sobre todo porque la sorpresiva victoria por 2 a 0 obtenida anoche por Barcelona, de Ecuador, en la propia casa de Santos, el verdugo brasileño que lo eliminó en las semifinales de la pasada edición de Libertadores, le abren una perspectiva de búsqueda del primer lugar del grupo muy promisoria de cara al futuro inmediato.

Los mencionados Tevez y Cardona le pueden prodigar las cuotas de fútbol y mayor profundidad de las que este equipo auriazul hoy adoleció, pero si realmente se las pueden insuflar, Russo habrá encontrado un Boca con pretensiones serias y justificadas de ir por todo y cada uno de los torneos que está jugando, vale decir las tres Copas: Libertadores, Argentina y de la Liga Profesional.

Y para jugar como visitante en terrenos áridos como el de hoy, formaciones como estas, con mezcla de experimentados y juveniles sin techo (sobre el final debutaron en la Copa otros dos pibes como Agustín Sandez y Luis Vázquez, que ya había actuado en la Liga), también pueden cerrar una ecuación que, si bien ante un discreto equipo como The Strongest, puede resultar ganadora.

The Strongest (0): Daniel Vaca; Jesús Sagredo, Gonzalo Castillo, Fernando Marteli y José Sagredo; Ramiro Vaca, Diego Wayar, Raúl Castro y Jeyson Chura; Jair Reinoso y Willie Barbosa. DT: Alberto Illanes Puente.

Boca (1): Agustín Rossi; Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Emmanuel Mas; Cristian Medina, Alan Varela, Agustín Almendra y Agustín Obando; Sebastián Villa y Franco Soldano. DT: Miguel Ángel Russo.

Gol en el primer tiempo: 7m. Villa (B).

Cambios en el segundo tiempo: 9m. Leonardo Jara por Almendra (B), 15m. Rolando Blackburn por Chura (TS), 18m. Nicolás Capaldo por Medina (B), 28m. Francisco Pastor por Marteli (TS), 39m. Rudi Cardozo por Ramiro Vaca (TS), Jaime Arrascaita por Castro (TS), 40m. Luis Vázquez por Obando (B) y Agustín Sández por Villa (B),

Árbitro: John Alexander Ospina Londoño (Colombia).

Cancha: Estadio Hernando Siles (La Paz).

Comentá y expresate