Cerrado el pacto con los gobernadores y la CGT, el Gobierno decidió acelerar el tratamiento de los proyectos de reforma con un primer raid en el Senado. Los mandatarios provinciales firmaron el acuerdo -todos menos San Luis- para no perder recursos y avalaron el cambio en la fórmula de movilidad de los haberes jubilatorios, una iniciativa ya controvertida que sumó críticas al conocerse los detalles y el carácter mínimo del pluspor encima de la inflación.

El oficialismo no descarta aceptar modificaciones, aunque vislumbra un panorama favorable para tener los tres proyectosingresados en esa Cámara -previsional, cambios laborales y pacto fiscal- aprobados a fin de mes.

El Senado tendrá una actividad intensa de acuerdo con el cronograma diseñado por Cambiemos: este miércoles y jueves debate en comisión y firma de dictámenes, una semana después votación en el recinto. Jorge Triaca -ministro de Trabajo- irá a defender la reforma laboral y un grupo de gobernadores expondrá a favor del pacto fiscal.

El Gobierno buscará así compartir el costo político del cambio de movilidad: aun cuando los mandatarios eviten referirse a ese punto, los proyectos llegaron al Congreso en forma de paquete.

“Trabajamos para tener el apoyo de la CGT y los gobernadores, así que calculamos que el peronismo va a contribuir a que tengan sanción”, declaró Federico Pinedo -presidente provisional del Senado.

Miguel Pichetto, jefe del bloque del PJ y clave para la Casa Rosada, habló en la misma línea de tratarlos en el período de sesiones ordinarias, es decir antes del 30 de noviembre. Ya se había contado uno de los motivos: apurar los debates para terminarantes de que ocupe su banca Cristina Kirchner, para evitar darle un escenario de confrontación aun cuando eso no impidiera la aprobación de los proyectos.

El Gobierno impulsaba ajustar de manera trimestral los valores de las jubilaciones, pensiones y prestaciones sociales de acuerdo con la inflación y antes de la firma del pacto incluyó un plus para garantizar un aumento mayor, a pedido de los gobernadores.

Al conocerse la fórmula volvieron las críticas, porque la variación tendrá un desfase de hasta seis meses y el extra en junio será del 5% de la evolución del PBI en términos reales. Este último ítem en caso de un crecimiento de 4% implicaría, para un sueldo de $10.000, apenas $20.

Con la nueva fórmula, el haber mínimo bruto iría en marzo de $7.246 a $7.623 y la Asignación Universal por Hijo de $1.412 a $1.485, un 5,2% basado en la inflación de julio a septiembre de este año. Con la movilidad actual la suba sería de no menos de 12%. Y el texto también extiende de manera opcional hasta los 70 años la edad jubilatoria.

El oficialismo no descarta aceptar alguna modificación al plus, aunque los votos ya le alcanzarían para aprobar el proyecto.

“Está previsto que salga todo porque atrás están los gobernadores. Con la fórmula hay consenso. Si surge alguna propuesta de la oposición, veremos”, adelantó la postura un funcionario encargado de las negociaciones.

Pichetto abrió el camino para avanzar: consideró “realmente equitativo” el ajuste por inflación y crecimiento de PBI. “Hay que ir ordenando el sistema previsional”, dijo a radio Mitre.

Algunos senadores peronistas por lo bajo expresaron críticas, aunque descontaron que el paquete pasará el filtro de la Cámara.

“La fórmula es muy amarreta, pero a los gobernadores les interesa no perder plata y los proyectos van a salir”, estimó uno con buen vínculo con el oficialismo, aunque advirtió: “Va a generar mucha litigiosidad y a necesitar una homologación de la Corte, para evitar una andanada de juicios”.

Otro legislador peronista dio un diagnóstico similar: “La mayoría va a apoyar, no hay margen de maniobra”.

La reforma implicaría un ahorro de unos $ 100.000 millones y para conseguir el apoyo Nación compensó a las provincias con un bono por $ 80.000 millones

Para cerrar filas y reforzar los argumentos para los debates, los ministros de las áreas de las reformas expondrán mañana -sería en la Casa Rosada- ante los diputados y senadores actuales y electos de Cambiemos.

En la Cámara baja el Presupuesto 2018 y la reforma tributaria quedarían para extraordinarias. En ese caso Cristina Kirchner ya sería parte del tratamiento en el Senado: allí llegarían esos proyectos después de la asunción de la ex presidenta.

Fuente: Clarín

Comentá y expresate