Los restos de la policía bonaerense Gisel Varela, asesinada a balazos por su ex pareja, fueron velados este miércoles en una cochería de la localidad de Santa Clara del Mar , a la que asistieron familiares, amigos, numerosos compañeros de la fuerza y el intendente del partido de General Pueyrredón, Carlos Arroyo, quien expresó su repudio ante lo sucedido.

"Vivimos en una anomia insoportable y una falta de respeto incalificable hacia la mujer" dijo Arroyo en el lugar. "Me acerqué a dar mi acompañamiento a la familia en este difícil momento y debemos entre todos provocar un cambio cultural", agregó.

El principal sospechoso del crimen es la ex pareja de la víctima, Sergio Alejandro Cejas, quien declarará en las próximas horas frente al fiscal Fernando Castro.

Cejas fue detenido ayer por las fuerzas de seguridad en Miramar acusado de asesinar a sangre fría a la víctima. Según detallaron fuentes de la investigación a Ahora Mar del Plata, la detención "fue resultado de operativo cerrojo". El hombre escapó en su auto, un Toyota Etios de color gris.

El imputado fue atrapado en la esquina de la calle 21 y 28 de la ciudad de Miramar, lugar donde hay un bar. "El sujeto tenía en su poder las llaves del rodado y presentaba en sus ropas manchas hemáticas", detallaron a este medio.

Los investigadores creen que Cejas disparó cinco veces contra su ex pareja, la cual sufrió tres impactos de bala y murió en la parada de colectivo que está en esa transcurrida arteria de la ciudad.

Según pudo averiguar este medio, la ex pareja de la víctima ya tenía denuncias en su contra por violencia de género.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate