El periódico británico The Sun sacó a la luz nuevos datos sobre la autopsia al cantante de pop, Michael Jackson, en el que da detalles sobre el estado del cantante cuando falleció.

El cuerpo del cantante tenía pastillas parcialmente disueltas en su estómago además, su cadera, muslos y hombros presentaban numerosas marcas de pinchazos de los medicamentos que recibía por parte de su médico personal, el doctor Conrad Murray. Declarado culpable de homicidio involuntario del “Rey del Pop”.

Según el medio, Michael tenía nuevos “retoques” estéticos como sus labios tatuados de color rosa, las cejas tatuadas de color negro y la parte delantera de su cuero cabelludo.

El pelo negro, largo y ondulado del cantante era una peluca pegada a su cabeza, el artista era totalmente calvo.

“Era piel y hueso, se le había caído el pelo y no había estado comiendo más que pastillas cuando murió. Las marcas de inyección en todo el cuerpo y la desfiguración causada por años de cirugía plástica demostraron el declive de sus últimos años”, explicó una fuente al medio.

Michael Jackson murió por culpa de una intoxicación aguda de propofol y benzodiazepina el 25 de junio de 2009, después de sufrir un paro cardíaco.

Embed

Comentá y expresate