Con un fuerte cacerolazo, un grupo de gastronómicos protesta frente a la Municipalidad bajo la consigna "Apertura con Ayuda" en medio de la crisis económica provocada por el aislamiento obligatorio.

El sector reclama la reapertura de los comercios y que al menos cada local pueda trabajar al 30% de su capacidad. Eso, dijeron, implicaría respetar medidas sanitarias como la distancia social, además de las correspondientes para la limpieza del lugar y la higiene del personal y los clientes.

Embed

Ayer se reunieron con integrantes del Gabinete municipal y decidieron realizar la protesta porque no tienen fecha de reapertura y aún no hay una respuesta a los protocolos de sanidad por parte de Provincia y de Nación.

Hasta el momento solo están habilitados únicamente a la venta con envío a domicilio o para llevar. Sin embargo afirman que eso no alcanza para solventar los costos que implica mantener el local.

Según Hernán Szkrohal, uno de los referentes de la actividad en la ciudad, "unos 400 locales están en problemas". Además, dijo que "van a cerrar muchos locales".

"Se espera el cierre definitivo de muchos locales porque el momento es crítico", contó. Por otro lado dijo que "con el tema sueldo hemos tenido una ayuda del Gobierno bastante importante, aunque tuvimos dificultad de hacerlos efectivos".

Comentá y expresate