Doce años de prisión deberá cumplir un médico cirujano que, según se pudo probar durante la investigación, abusaba de un niño de 5 años -hijo de la hermana de quien entonces era su pareja- y a quien además acostaba con él en la cama para ver películas de pornografía infantil.

Natalio Andrés Stella, de 51 años y marplatense, está detenido desde febrero del año pasado y acaba de escuchar la severa pena que para él dispuso en Tribunal en lo Criminal N°1 de Dolores, que lo encontró culpable de los delitos de abuso sexual ultrajante doblemente agravado y corrupción de menores agravada.

El profesional ejercía por entonces como jefe de Cirugía del Hospital Municipal de Villa Gesell y además tenía su consultorio particular en la localidad de Cariló, donde fue detenido por personal policial que seguía órdenes del juez de Garantías Diego Olivera Zapiola.

El caso llegó a la justicia gracias a que la víctima le contó a su mamá sobre lo que ocurría en la casa que Stella habitaba en la vecina localidad de Valeria del Mar, donde ella le permitía quedarse porque el profesional se había ganado su confianza. La situación se habría repetido durante casi dos años, entre 2013 y 2015. E involucró también a un amigo del menor, al que también lo expuso a algunos de estos abusos.

De los testimonios y demás evidencias logrados durante la pesquisa surge que ninguno de los menores sufrió abusos con acceso carnal, pero sí tocamientos sobre sus partes íntimas por parte del ahora condenado

De los testimonios y demás evidencias logrados durante la pesquisa surge que ninguno de los menores sufrió abusos con acceso carnal, pero sí tocamientos sobre sus partes íntimas por parte del ahora condenado, que también los obligaba a tocarle el pene o practicar sexo oral entre ambos niños.

La investigación original recayó en el fiscal Juan Pablo Calderón, de Pinamar. En esos primeros pasos se pudo lograr el secuestro de una computadora que Stella tenía en su casa y en la que descargaba contenidos de pornografía infantil. Los propios niños indicaron dónde la guardaba. “Eran videos e imágenes de violaciones en vivo de menores de edad que descargaba mediante Ares”, explicaron fuentes del caso. Los archivos no los encontraron pero sí los accesos vía web para hacerse de ese material.

En su testimonio las víctimas dijeron que Stella les hacía mirar “películas chanchas” y confirmaron otras exigencias que tenían que ver con tocarse entre ellos o tocarlo al adulto en sus partes íntimas.

En su testimonio las víctimas dijeron que Stella les hacía mirar "películas chanchas" y confirmaron otras exigencias que tenían que ver con tocarse entre ellos o tocarlo al adulto en sus partes íntimas.

Los jueces consideraron que Stella no solo buscó satisfacer sus propios deseos sexuales sino además incurrió en la “alteración, deformación y degradación del universo sexual” de la víctima, que era un menor de edad.

Comentá y expresate