Un conductor chubutense conducía alcoholizado por la ruta cuando fue demorado en un control de rutina y se constató que el grado de alcohol en sangre era tan alto que llegó a "romper" el alcoholímetro.

En la ruta provincial 16, en el límite con la provincia de Río Negro, la delegación de Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV), junto a la Policía del Chubut y la Dirección de Tránsito local hicieron controles preventivos durante la madrugada. Las pruebas de alcoholemia eran todas negativas hasta que un conductor tuvo que soplar dos veces el aparato porque no marcaba ningún número.

"Al no mostrar numeración en el alcoholímetro, el mismo supera la medición máxima de alcohol en sangre", señalaron desde la provincia en un comunicado que reprodujo el sitio TN. Además, resaltaron que "la persona no contenía la documentación que acredite la propiedad del vehículo", por lo que se lo retuvieron. La situación fue tan extraña que el propio comunicado oficial la catalogó como "insólito".

Sin embargo, no fue el único caso de un test positivo. En Trelew, los controles realizados en la zona céntrica de la ciudad detectaron ocho alcoholemias positivas, donde la graduación más alta fue de 1,27 g/l. (el máximo por ley es de 0,5 gramos).

Algo similar pasó en Playa Unión. En las entradas de la villa balnearia, hubo operativos preventivos donde cuatro conductores dieron positivo.

Comentá y expresate