Tras el ataque al plantel de Boca, la Conmebol decidió suspender el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River y el "Xeneize" e informó que el encuentro se disputará este domingo a las 17 en el Monumental.

La decisión la comunicó Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, este sábado a las 19,25. "En un acuerdo de caballeros, los dos clubes se pusieron de acuerdo para disputar el partido mañana a las 17. Entendieron que el partido se había desvirtuado", señaló Domínguez.

En principio, y de acuerdo a lo confirmado por el propio Domínguez, el partido se disputará con público. Y será en la cancha de River, pese a una clausura preventiva que recayó sobre el Monumental. Es que el "Millonario" podrá levantar la clausura este domingo con el pago de una multa.

Embed

Tras una tarde bochornosa, con una insólita demora para postergar el partido, ahora nadie sabe cómo se presentará Boca este domingo. En principio, parece complicada la presencia del capitán Pablo Pérez, con una lesión ocular. El resto de los jugadores que sufrieron distintos inconvenientes de salud ya se encontraban en un mejor estado cuando el plantel salió del Monumental y regresó al hotel.

Comentá y expresate