El asesinato causó conmoción este sábado a la noche en Ecuador. Pero también indignación, no sólo por el femicidio de una mujer embarazada en manos del hombre al que quería dejar, sino por lo que aseguran que fue inacción de la Policía. El hombre que la apuñaló en la calle antes la tuvo de rehén durante 90 minutos frente a los policías.

Los testigos grabaron todo con sus celulares y el video de la muerte de Diana Carolina Ramírez Reyes, de 22 años, dio la vuelta al mundo.

En los comentarios se quejan de que la Policía no hizo lo suficiente para frenar al agresor, el venezolano Yordy Rafael L.G., que la amenazaba con un cuchillo en una calle de la ciudad de Ibarra, cerca de la frontera con Colombia. Una opinión que comparten miles de ecuatorianos que este lunes protestarán en varias ciudades ecuatorianas.

Tras asestarle varias puñaladas a la mujer, los agentes neutralizaron al venezolano. No antes, pese a haberlo acorralado.Diana fue trasladada de urgencia a un hospital, pero no sobrevivió a las heridas de la cuchilla. El hombre antes amenazaba con matarla si no lo dejaban escapar.

La ministra del Interior, María Paula Romo, calificó el crimen como un “horror inaceptable”. A su juicio, “la muerte de Diana debió ser evitada con el uso de la fuerza por parte de la Policía Nacional”. El jefe de Operaciones de la Policía de Ecuador, general Patricio Carrillo, admitió este lunes que hubo fallas en el protocolo. En una conferencia de prensa, reconoció que ningún policía tiene prohibido hacer uso de su arma y que "no hubo una adecuada ponderación de los riesgos".

Por su parte, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, también se expresó indignado con el crimen. Pero esbozó una opinión que fue catalogada como xenófoba: dijo que habrá que revisar las fronteras. "Les hemos abierto las puertas (a los inmigrantes), pero no sacrificaremos la seguridad de nadie", detalla en un comunicado titulado "¡Todos somos Diana!".

El mandatario aseguró que “Ecuador es y será un país de paz. No permitiré que ningún antisocial nos la arrebate”. Añadió que las mujeres ecuatorianas son su prioridad y comunicó que dispuso la conformación inmediata de brigadas para controlar la situación legal de los migrantes venezolanos en las calles, lugares de trabajo y en la frontera.

El femicidio generó una ola de agresiones en Ibarra, ciudad a la que llegan los venezolanos que ingresan desde Colombia. Quemaron pertenencias y les pidieron que abandonen la ciudad, reflejó El Universo de Ecuador.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate