Carlos Bustamante, el padre de un chico que había sido asesinado en Miramar en 2011, murió tras sufrir un ataque a golpes en su casa y por el crimen del hombre quedó detenida su esposa

El hombre tenía 66 años y era padre de Gastón Bustamante, el niño de 12 años que fue asesinado en la cama de su casa en Miramar, en un homicidio que sigue impune dado que no se pudo identificar a su atacante tras una investigación que incluyó a su núcleo familiar y un posible robo.

Bustamante murió el sábado cerca de las 17 de en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), donde estaba internado por las heridas graves que sufrió tras ser golpeado con un elemento contundente en el rostro y en la cabeza.

El hombre había sido agredido en su casa ubicada en la calle 27, entre 46 y 48, y tanto la Policía como la fiscal Florencia Salas, intentaban determinar qué es lo que sucedió, ya que no concuerdan los dichos de su mujer, Verónica González (50), con las pericias que se realizaron en el lugar.

González fue trasladada a Tribunales pero pero se negó a declarar ante la fiscal y quedó imputada en principio por "homicidio en grado de tentativa", aunque esa carátula cambió a "homicidio", tras la muerte de Bustamante.

“Nadie deja de hacerse preguntas por lo del crimen de Gastón, pero también es muy prematuro porque estamos a 48 horas de iniciado este caso. Lo lo que sí terminará haciéndonos muchas más preguntas en relación a la muerte de Gastón que podrán tener respuestas a partir de esta causa. Ahora hay que concentrarse en la muerte de Bustamante”, dijo Salas en una entrevista con TN.

La víctima y su esposa son los padres del chico de 12 años que en noviembre de 2011 fue encontrado asesinado en ese mismo domicilio y tras un largo proceso nunca se pudo descubrir quién lo había matado. El niño fue atacado en su propia cama, algo similar a lo que sucedió con su padre, y en ambos casos fue González quien lo descubrió y luego lo denunció ante la Policía, recordaron fuentes de la investigación.

Por el asesinato del niño, había sido imputado Julián Ramón (32), por entonces novio de la hermana de la víctima pero tras un proceso controversial se le dictó la falta de mérito y actualmente no hay ningún acusado en el expediente.

Los investigadores calificaron el ataque contra Bustamante como "un hecho aberrante" y dijeron que tenía fractura de cráneo y mandíbula y varias lesiones en el brazo. Además detallaron que fue atacado "con un elemento contuso, romo, que puede haber sido un palo o un fierro" y que "puede haber habido un cuchillo también porque hay cortes" en otras partes del cuerpo.

Sobre cómo apuntaron a González como autora del hecho, fuentes del caso explicaron que "no había constatación de violencia en la casa, ni en la puerta ni en la ventana, y se sospechaba que era algo intrafamiliar". "Ella llamó a la Policía, dijo que lo encontró junto a su cuñada en el living, de cúbito dorsal y lastimado pero dijo que lo encontró en un horario y nosotros recabamos que estuvo antes en esa vivienda", detallaron.

Enseguida agregaron que "por el tiempo de las lesiones y por cómo estaban las heridas y el cuerpo, había bastantes horas en la producción" de las mismas y que no coincide lo que ella dice con lo que declararon los testigos.

Una fuente policial explicó que del análisis de la escena, se determinó que Bustamante habría sido atacado en su dormitorio, probablemente mientras dormía, que permaneció varias horas inconsciente allí y en algún momento se trasladó hasta el living-comedor de la vivienda y ahí fue nuevamente golpeado con la intención de rematarlo. Bustamante presentaba dos tipos de sangrado, uno "seco" y otro más reciente, a lo que se suma que ingresó al hospital con hipotermia, lo cual es indicativo de que entre un ataque y otro habrían pasado varias horas, señaló un vocero.

También sostuvo que no está claro el móvil del ataque pero que se investiga si González fue denunciada por estafa por una amiga de la familia y esa situación hizo que Bustamante se lo reprochara y al parecer ella lo atacó.

Al respecto, los investigadores dijeron que desde que se produjo la agresión, "nadie deja de pensar" en una posible vinculación con el crimen y que "toda la comunidad de Miramar está apenada y están todos muy conmocionados" por lo sucedido. “No tenemos claro cuál es el móvil para el despliegue de semejante violencia, pero no descartamos que pueda haber descubierto algo en relación con la muerte de su hijo”, afirmaron.

Fuente: Télam.

Comentá y expresate