El Obispo de la Diócesis de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, consagró a monseñor fray Darío Rubén Quintana como nuevo Obispo Auxiliar de la Diócesis en una ceremonia con 17 obispos de Argentina y Brasil y más 30 sacerdotes de la Orden de Agustinos Recoletos, de otras congregaciones, movimientos y de otras diócesis y 70 sacerdotes de Mar del Plata, religiosas, consagradas, diáconos y seminaristas. Autoridades municipales, provinciales y nacionales.

"Querido Darío, que tu lema episcopal, inspirado en la llamada oración sacerdotal del Evangelio de Juan, sea ya desde ahora camino de unidad para la Iglesia Diocesana en el servicio que darás como auxiliar del obispo diocesano", dijo Mestre en su homilía.

Quintana, designado por el Papa Francisco, tuvo como obispo consagrantee a Mestre y como coconsagrantes a monseñor fray José Luis Azcona Hermoso OAR, obispo prelado emérito de Marajó, Brasil, y monseñor Antonio Marino, obispo emérito de Mar del Plata. También asistieron a la ceremonia el cardenal primado de Argentina, Monseñor Poli, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina Mons Oscar Egea y autoridades de la CEA.

obispo auxiliar 1.png

Actuaron como presbíteros asistentes del nuevo obispo los padres fray Miguel Miró Miró OAR, prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, y fray Miguel Ángel Hernández Domínguez OAR, prior de la provincia agustina recoleta Santo Tomás de Villanueva, España, de la que dependen los agustinos recoletos de la Argentina.

Por su parte el Mandato Apostólico fue proclamado por el padre fray Ricardo Daniel Medina OAR, vicario provincial de la Argentina.

"Que en medio de esta realidad, puedas ser junto a mí, para todos en la Diócesis, hombre de fe, verdadero testigo de la resurrección de Cristo según el paradigma que el Papa Francisco nos propone para este cambio de época", planteó Mestre a su flamante obispo auxiliar.

Comentá y expresate