El cuerpo de delegados del complejo Torres de Manantiales realizó una asamblea con todo el personal del establecimiento donde, tal como se confirmó en los últimos días, se puso en marcha una reestructuración y se abrió un retiro voluntario, lo que pone en riesgo la continuidad laboral de la amplia mayoría de los trabajadores.

“Ha sido una reunión muy positiva en la que le transmitimos a todo el personal claridad en torno a la situación que se está viviendo en Manantiales”, dijo el delgado Pablo Santín.

El conflicto se desató esta semana. En el marco de la crisis que atraviesa la hotelería como consecuencia de la pandemia y la caída del turismo en este año y medio, en la víspera de las vacaciones de invierno el histórico complejo Torres de Manantiales avanzó hacia “una reestructuración de la empresa” que ya “motivó el cierre de la venta de alojamientos para el turismo y la apertura del retiro voluntario”.

“Primero negaron el cierre, luego defendieron los retiros voluntarios y eso para alguien que está por quedarse sin trabajo es muy vil y doloroso, porque están jugando con el laburo de 230 familias, acá no hay lugar para la especulación”, cuestionó el delegado.

El responsable del cuerpo de delegados transmitió “tranquilidad” a los trabajadores, ratificó su voluntad de “mantenerse firmes, unidos” frente al actual escenario de conflicto.

Comentá y expresate