Operativos realizados por personal municipal permitieron desarticular dos fiestas clandestinas y también secuestrar vehículos en el marco de medidas para prevenir picadas, circulaciones innecesarias y reuniones sociales.

El primero de los procedimientos se dio en el barrio Bernardino Rivadavia a partir de un mensaje recibido en la línea 2334368599 difundida por el gobierno local para recibir denuncias de reuniones sociales. Personal del Centro de Operaciones y Monitoreo municipal constató un grupo de personas que se encontraba festejando un cumpleaños de 15. A partir de ahí realizó una intervención primaria la Patrulla Municipal que se presentó en el lugar para constatar dicha información.

Ante la visualización de varios menores se solicitó la presencia de la Prefectura Naval para realizar la correspondiente notificación por incumplimiento del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio de cada uno de los presentes. Además se secuestró un auto y una moto por faltante de documentación.

El segundo evento sucedió en el barrio Hipódromo y contó con la presencia del personal de la Comisaría 11a de la Policía de Provincia de Buenos Aires para suspender la reunión. Todos los participantes fueron notificados por el incumplimiento del ASPO.

También se respondió a un llamado de vecinos por masiva concurrencia en un bar de la zona de Avellaneda y Güemes. En redes sociales circula un video en el que se ve jovenes cantando y bailando, con música a volumen intenso.

Control vehicular

Al mismo tiempo se dispuso un operativo de control vehicular. Comenzó en los alrededores de Roca y la costa, desplazándose luego a otros frentes de trabajo. Participaron efectivos de la Policía de la provincia, personal de la Agencia de Seguridad Vial, Tránsito y la Patrulla Municipal.

Se secuestraron 15 vehículos, de los cuales 7 fueron por alcoholemia positiva, 3 por faltante de documentación y 5 motos por distintas irregularidades. Además se realizaron 50 actas de constatación.

Este tipo de acciones se llevan adelante con el objetivo de prevenir situaciones delictivas, disturbios y desalentar las picadas. También durante el día se desarrollan patrullajes, además de la presencia de personal del EMDER y voluntarios que colaboran con tareas de prevención en la zona.

“Son controles dinámicos en puntos estratégicos, cuentan con una parte de control y otra de patrullaje pensados para reforzar la presencia del Estado y fortalecer el ordenamiento del espacio público”, señaló al respecto Darío Oroquieta, titular de Seguridad. “Hemos reforzados estas acciones teniendo en cuenta el retroceso de fase”, agregó.

El trabajo de control operativo se suma al realizado en la semana junto a la subsecretaría de Inspección General, que encabeza María Elisa Ferrara, donde se controlaron talleres dedicados a realizar modificaciones vehiculares. A raíz de estas tareas se verificó que dos no contaban con la correspondiente habilitación, por lo que fueron clausurados

Comentá y expresate