Un padre desconsolado vivió el peor momento de su vida: se despertó luego de dormir dos horas con su pequeño hijo de un mes muerto en sus brazos. La horrible situación ocurrió el 24 de junio, pero ahora la noticia trascendió porque el hombre fue imputado por la muerte de su hijo y fue sometido a juicio.

David Hulley, de 25 años, se había quedado dormido sentado en el sofá con el pequeño Karson Winter-Hulley, de sólo cuatro semanas. Se acostó con él después de que le dio al bebé la leche a las cinco y media de la madrugada.

Pero cuando el hombre de Manchester se despertó alrededor de las 7.30, Karson no respondióy el bebé fue declarado muerto más tarde en el hospital, a pesar de los esfuerzos de los médicos por reanimarlo.

En una investigación, un médico forense describió la tragedia del 24 de junio como "la peor pesadilla de todos los padres", ya que los expertos dijeron que no podían establecer por qué murió el bebé.

'Se despertó con ganas de levantarse alrededor de las 5:30. Si quería algo, era bueno haciéndote saber que lo quería. Él no estaba llorando fuera de lo común".

"Lo levanté, bajé las escaleras y él quería comer, así que lo puse en el sofá entre los almohadones para que estuviera a salvo mientras le hacía una mamadera. Luego volví a entrar, lo levanté y me senté con él".

'Pareció calmarse y se acurrucó contra mí. Lo mimaba mientras la calentaba la mamadera, sólo lo admiraba y me asombraba. Se fue a dormir y me dormí con él en el sofá. No estaba completamente acostado, estaba apoyado contra la espalda y él estaba en mi brazo".

'Cuando me desperté, creo que sabía que algo estaba mal, su color de piel no era un color de piel de un chico vivo. Se sintió cálido, pero pensé todo lo que podría haber pensado en ese momento. Lo miré y pensé que se veía dulce por un momento, no quería molestarlo, pero quería ver una contracción o movimiento, pero no lo hizo".

"Corrí escaleras arriba y le dije a mi mujer Beverly que creo que algo anda mal con él. Beverly intentó besar su boca pero no podía sentir nada. Llamamos a una ambulancia y trataron de reanimarlo".

La patóloga Melanie Newbold dijo que los hallazgos no fueron concluyentes: "Era un bebé muy pequeño para su edad. No tenía heridas ni marcas externas y era perfectamente normal. Tenía signos de un resfrío común, pero estuvo bien hasta que murió".

'Dormir en un sofá o en una cama con adultos puede causar un riesgo, pero no siempre sabemos por qué. Tuve que registrar la causa de la muerte. Pero no hay nada raro, ninguna de estas cosas contribuyó, pero podría haberlo hecho", analizó la médica.

Según los especialistas, los bebés están expuestos a la muerte súbita hasta los 12 meses de vida. "Es algo muy trágico perder a un niño en esta circunstancia. Algunos bebés mueren inesperadamente y nadie tiene la culpa de ello", concluyó la Justicia.

Comentá y expresate