El acusado de matar el último domingo a Joaquín Taborda, de 20 años, en el barrio Juramento declaró ante el fiscal Alejandro Pellegrinelli que disparó para defender a su hermana.

Maximiliano Escobedo, de 22 años, dijo que a su hermana no la dejaban bajar del auto y que por eso subió hasta la casa de su madre para buscar un arma con la que reconoció haber disparado "dos o tres veces al aire".

Según la versión de Escobedo, tanto él como su hermana, otro hermano y amigos, regresaban de bailar en el auto. En ese marco, vía mensaje de Whatsapp,su hermana acordó encontrarse con un joven. De acuerdo al relato de Escobedo, el joven llegó en un auto acompañado de amigos. Según Escobedo, su hermana y una amiga decidieron subir al vehículo del joven pero, tras algunos minutos, las chicas quisieron bajarse. En ese contexto, Escobedo señaló que los jóvenes no las dejaban bajar del auto.

Escobedo declaró que, ante esa situación, su hermano cruzó el auto por delante del vehículo en el que retenían a su hermana. El acusado indicó que en ese momento la hermana le pidió ayuda a los gritos, por lo que decidió subir al departamento, en el que vivían la hermana y la madre, y extrajo un arma de fuego. Escobedo bajó y, según señaló, disparó "dos o tres veces al aire". El imputado no pudo explicar cómo una de las balas dio en la cabeza de Taborda.

Tras su declaración, Escobedo sigue detenido en la Unidad Penal 44 de Batán, imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Comentá y expresate