Tras la liberación de Leonel Balasteguin, el único imputado en la causa por el crimen de Milagros Tornari, la adolescente de 15 años asesinada de un disparo en los edificios del barrio Pampa, familiares de la víctima repudiaron la decisión con una carta enviada a los medios.

Balasteguin fue liberado en las últimas horas por disposición de la Justicia de Garantías, luego de permanecer detenido desde el último 2 de agosto. La decisión se tomó luego de que las declaraciones de testigos del hecho no coincidieran con los testimonios iniciales, que acusaban al joven como el autor del crimen.

Durante los allanamientos tampoco se encontraron armas de fuego que relacionaran al acusado con el disparo mortal. Sin embargo, continuará imputado mientras avanza la investigación.

"Los familiares de Milagros Tornari escribimos esta carta para manifestar nuestro dolor y preocupación ante la reciente libertad del único imputado que tiene la causa en la que se investiga el asesinato de Mili", expresa el comunicado de la familia.

"Desde un primer momento hemos confiado en la Justicia. Así, entendemos que el único camino para hacer justicia es a través de las instituciones del Estado. Por eso, colaboramos activa y permanentemente con la Fiscal del caso. Hemos recorrido las calles, golpeando puerta por puerta en búsqueda de testigos que hayan visto lo sucedido pero que a su vez, se animaran a hablar. Todo eso, mientras como familia hacemos el duelo de no tener más (físicamente) a Milagros entre nosotros. Dentro de esta confianza que tenemos en la Justicia, hemos hecho un gran esfuerzo y nos presentamos en el expediente con un abogado particular", indicaron.

Los familiares de Milagros Tornari señalaron que "pudimos leer la causa en su totalidad. Cada declaración testimonial, cada pericia (incluida la autopsia de nuestra querida Mili) y cada dato que nos permita llegar a la verdad. De esa lectura, se pudo apreciar que son varios los indicios que nos llevan a sospechar que quien disparó el arma que terminó con la joven vida de Milagros, fue Balasteguín. Los testigos lo han situado en el lugar del hecho, lo han señalado como el autor de los disparos y hasta dijeron que fue el único que se había acercado tanto como para terminar con su vida. La propia Fiscal ha dicho que se tiene acreditado que Balasteguìn estuvo en el lugar, empuñó un arma y disparó".

"Pero si existen dudas sobre qué arma fue la que disparó, debemos salir a buscar más elementos que nos permitan alcanzar una certeza en las afirmaciones. Pero estas pruebas que siguen allá afuera (y que aún no las hemos podido hallar) hoy corren peligro de desaparecer. Con Balasteguín en libertad, el miedo en los testigos crece y si ya antes de que se lo excarcele se tenía temor de declarar en su contra, ahora este es mayor. Los testigos son vecinos de la familia y allegados del imputado, por lo que resulta lógico su miedo. Por otro lado, si aún quedara alguien que sepa lo que ocurrió y no se animaba a declarar por miedo, seguramente ahora se haya decidido por no hacerlo", continuaron.

Sobre el arma utilizada en el crimen, la familia de la adolescente sostuvo: "Por otro lado, como dijo la Fiscal, si bien el imputado empuñó un arma, en los allanamientos realizados en los dos domicilios relacionados a Balasteguín, no se encontró ninguna. Es razonable pensar que se la haya descartado. Entonces, ¿qué impediría que oculte alguna otra prueba que aún no hemos hallado?".

"Asimismo, en uno de los allanamientos se encontró una munición calibre 38. Y en los últimos días, hemos presentado ante la Fiscalía una conversación entre la hermana del imputado y la hermana de Milagros, en la que la primera reconoce que él tenía un arma calibre 38. ¿No son estos indicios que nos permiten sospechar de la autoría de Balasteguin?", remarcaron.

En la carta, la familia expresó: "Si bien sabemos que esta no es una etapa del proceso en la que se condene a alguien, sí sabemos que es una en la que se sospecha. Y que ella se debe ir transformando en certeza para posteriormente conseguir una condena. Que justamente la etapa de investigación se trata de eso, de hacernos de elementos que nos permitan alcanzar la certeza en un debate oral, pero para eso necesitábamos que la prueba no esté en peligro. Ahora, lo está.

Por último, destacaron que "la prueba que nos permita conseguir una condena está en peligro, la Fiscalía no tiene otro sospechoso, los testigos y familiares tenemos miedo. En síntesis, la búsqueda de justicia ha recibido un golpe de knock-out. EL ASESINATO DE MILI QUEDÓ A UN PASO DE LA IMPUNIDAD".

Comentá y expresate