Una herida circular en el rostro de la víctima había llevado a los investigadores a pensar que la mujer había sido baleada. No obstante, la autopsia determinó que no había ninguna bala en el rostro. A Yas no le pegaron un tiro, pero la golpearon brutalmente con un objeto pesado y punzante.

La víctima fue encontrada en un pequeño cuarto de la planta baja del edificio. El asesino la habría atacado en el ascensor del edificio y luego la habría arrastrado hasta el lugar donde la hallaron los vecinos.

En el momento en que los vecinos hallaron a Yas, su esposo, un hombre mayor que padece Alzheimer, estaba en el interior del departamento, sin haber sufrido ninguna lesión.

Los investigadores aún no pudieron determinar el móvil del crimen, aunque no descartan que el homicidio se haya cometido en ocasión de robo.

Comentá y expresate