Desde la derrota con Corinthians del martes pasado, el Mundo Boca está conmocionado. La expulsión de una gloria del club y el que mas campeonatos ganó, como Sebastián Battaglia, ha dejado muchos heridos y varios temas que estaban bajo la alfombra comenzaron a salir a la superficie.

En los últimos días se han producido muchas reuniones de ex dirigentes, de directivos actuales con banqueros y empresarios, muchos de los cuales están muy molestos con la gestión actual del club. No solo en el aspecto futbolístico, sino también en el social y el económico financiero.

Un ex directivo del club, que acompañó a Jorge Amor Ameal en su campaña a la presidencia boquense pero que se alejó cuando renunció Mario Pergolini, comentó en exclusiva a AHORA detalles desconocidos de la influencia del Consejo de Fútbol (CDF) en el club y de la poca participación de la Comisión Directiva que llegó en Diciembre del 2019.

image.png

"Primero lo echaron al vicepresidente Mario Pergolini por no pedir permiso para entrar al predio de Ezeiza y porque había armado el Canal Boca TV; después a una gloria como Carlos Tévez porque protegía a los jugadores más jóvenes del club dentro del vestuario de los maltratos; luego a Miguel Ángel Russo por discrepar en algunos aspectos técnicos; y por último a Sebastián Battaglia por pedir que se lo respetara en su función de Director Técnico. Lo echaron el Patrón Bermúdez y el Chelo Delgado, en una estación de servicio, porque ni el presidente del club ni el presidente del Consejo de Fútbol quisieron comunicarle la decisión de la institución personalmente", comentó el ex dirigente a AHORA. El ex Directivo agrega que: es fundamental entender la tarea de Mariano Herrón, amigo y compañero de Riquelme en Argentinos Juniors, que funciona como nexo entre el CDF y el Cuerpo Técnico. A pesar de las salidas de Russo y Battaglia, Herrón sigue formando parte del Cuerpo Técnico de Boca.

La fuente explico a AHORA que el Consejo tiene el poder de decisión por sobre el resto de la Comisión Directiva, la cual tiene cada vez menos injerencia. “Ningún miembro de la Comisión Directiva puede hacer nada porque el club está siendo controlado por el Consejo de Fútbol (que tiene su oficina de operaciones en el predio de Ezeiza) que maneja la parte futbolística, las compras y ventas de jugadores. El resto de la parte administrativa, como el área de obras en el estadio, marketing y socios es controlado por dos hombres integrantes de la Comisión Directiva que responden al presidente del club. Además manejan los negocios de sponsoreo, ventas de publicidad y todo tipo de negocio de una forma dictatorial sin informar como deben hacerlo al resto de la Comisión Directiva elegida en Diciembre de 2019".

image.png

Además, la fuente agrega: “el problema del CDF es que todos los ex jugadores, como Cascini que quiso ser manager de Independiente, o Delgado y Bermúdez, son trabajadores que están bajo relación de dependencia en el club y además cobran premios por los torneos como los jugadores, y a pesar de ser ex futbolistas, se consideran como si estuvieran en actividad. Es decir: se creen más importantes que los jugadores. El CDF comparte los premios con el resto del plantel y los tres dependen de Riquelme, mientras que en un comienzo uno de sus integrantes, Jorge Bermúdez, respondía al Presidente".

La fuente explica a AHORA, que: "en Boca hoy existen solo 5 miembros de la Comisión Directiva que le responden al presidente del club. El resto de los miembros por ahora está en duda de qué camino tomará y miran las próximas elecciones de diciembre de 2023 donde Juan Román Riquelme aparece como el único candidato del oficialismo. Quien ya dio ese paso hace unos meses, cansado de los malos tratos del presidente, es el secretario general, Ricardo Rosica, el amigo y confidente del presidente de toda la vida de sus pagos de Berazategui, quien solo entra a la sede de Brandsen a ver los partidos. Varios de los miembros de la Comisión Directiva quieren la disolución del CDF y tener injerencia en las decisiones relacionadas con compras, ventas y contratos de jugadores porque consideran que la actual situación no es muy transparente. Las salidas como jugadores libres de Nahuel Molina, Cristian Pavón y Eduardo Salvio son fruto de una mala gestión que le hizo perder capital al club".

El clima que vive hoy el club es un adelanto de las próximas elecciones del 2023. En ese aspecto, el ex presidente del Club, Daniel Angelici ha manifestado en privado que está muy ocupado con sus negocios y no será candidato. Pero quien aparece en la agrupación del “Tano” es el ex ministro de Modernización de Mauricio Macri, Andrés Ibarra, quien fue uno de los hombres de la administración de Macri en el Club y tiene el OK del Presidente mas ganador de la historia de Boca Juniors. También se suma el ex vicepresidente Mario Pergolini, que en los últimos días, luego de los sucesos acontecidos, es tentado por varias agrupaciones para ser el candidato en las próximas elecciones.

Elecciones 2023

La gran duda es si las elecciones presidenciales en Boca no terminarán adelantándose, ya que el presidente ha manifestado a varios de sus colaboradores más cercanos que si la situación con Riquelme no mejora, él estaría dispuesto a dar un paso al costado para terminar con las internas dentro del club. En el caso de una renuncia del presidente, la institución quedaría acéfala sin sus dos cargos principales, por lo que los 15 integrantes de la Comisión Directiva deberían elegir un presidente y vicepresidente para llegar al final del mandato. De no lograrlo, en Boca habría elecciones anticipadas.

A diferencia de lo que muchos piensan, Riquelme es un miembro más de la Comisión Directiva y no puede reemplazar automáticamente al presidente, ya que el es vicepresidente 2do, un cargo inventado antes de las elecciones del 2019.

Al mismo tiempo, otra fuente que trabaja en el predio de Ezeiza detalla que “desde la llegada del CDF, el complejo está a cargo del Chanchi Riquelme (hermano de Román) y David Bermúdez (hijo del Patrón). El primero está a cargo de todo lo relacionado con los movimientos internos del predio de Boca, donde decide quien entra y quien no entra incluso al presidente del Club, y el manejo de todo lo relacionado con la indumentaria y utilería, mientras que el segundo tiene bajo su órbita al bufete y todas las compras de alimentos y bebidas que se realizan durante la semana".

image.png

El informante agrega que: "ellos dos, a diferencia de otros trabajadores que van todos los días al predio, también están contratados en relación de dependencia”. En la época de Angelici todo se manejaba desde Brandsen 801, entre el Presidente y la Comisión Directiva pero con la llegada del CDF se modificó todo el funcionamiento de Ezeiza, inclusive el manejo de toda la indumentaria deportiva y elementos como pelotas de fútbol que utilizan los jugadores en los entrenamientos. Todo eso antes se hacía desde Brandsen y ahora se hace desde Ezeiza supervisado por un CDF que no da ningún tipo de explicaciones a la Comisión Directiva".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate