Los aumentos en los precios obligan a los marplatenses a recortar gastos. El incremento en los precios de los alimentos, de la nafta, del transporte y de la medicina prepaga, entre otros, afecta directamente a trabajadores y jubilados, que reducen los gastos en salidas, entretenimientos y también compran alimentos de menor calidad.

“Está todo caro y comer tenemos que comer. Así que uno se ajusta en cosas de diversión o cosas de la casa. Menos entretenimiento. Pasar el mal momento con mucho sacrificio. Esperemos que vengan tiempos mejores”, señaló Rubén.

Sergio, otro de los entrevistados por Telediario, indicó que “hay que ajustarse, más que nada en las cuestiones de viaje o entretenimiento. Obviamente, si tenés un auto tenés que tratar de ajustarte o pensar si lo seguís teniendo, porque aumenta la patente, la nafta, el seguro. En lo que menos ajustas es en la comida, porque si no retrocedemos 200 años”.

Elsa, jubilada y pensionada, enumeró las dificultades que le generó la actual situación económica. “Me tuve que cuidar de todo. De no viajar, viajaba siempre en remis y ahorro en eso. Busco marcas a las que puedo acceder, porque las primeras marcas están muy caras. Nos vamos cuidando de todo lo que podemos. Antes me podía dar ciertos gustitos y ahora directamente no llego a fin de mes. PAMI tampoco me da la medicación como me la daba antes. Antes me daba el 100% y ahora me da el 50%. Y la medicación para la presión me sale $1000. Así que imaginate que es imposible llegar a fin de mes”, explicó.

Asimismo, Daniel, abordó la situación de quienes tiene hijos. “Compras menos comida, compras menos ropa, no vas a comer afuera, no vas a merendar, no vas al cine... Tratás de arreglarte con lo que tenés, otra no queda. Teniendo chicos es difícil ajustarse, porque siempre quieren cosas y hay que darles lo que uno pueda”, reflexionó.

Por último, un matrimonio de jubilados puso el foco en la dificultad para pagar los servicios. “Nos cuidamos en todo. Día a día vas a comprar y es un desastre como suben las cosas. Hoy fuimos a comprar, trajimos dos bolsitas chiquitas y gastamos 1500 pesos. A nosotros nos vino 8 mil pesos de gas. De luz nos vino 1100 pesos. Es todo muy desproporcionado”, concluyeron.

Comentá y expresate