En el final de su show, Cristian Castro sorprendió a todos y se llevó el aplauso de sus seguidores por su actitud despreocupada en tiempos en que las figuras cuidan cada vez más su estética. El cantante dejó los prejuicios de lado, se sacó la camisa y se la revoleó a una fan. Ante un estadio lleno, dejó al descubierto que no tiene una figura perfecta y que eso realmente no es un problema.

No tiene los abdominales marcados, más bien tiene algún que otro kilito de más, pero ¿qué tiene eso de malo? El músico no se achicó, mostró con orgullo su cuerpo y hasta se animó a bromear dando unas palmaditas a su panza. La tribuna entendió el valor de su gesto y lo ovacionó.

Embed

Fue en el cierre de su presentación en el Teatro del Pueblo de la Feria de Tabasco, en México y, antes de retirarse del escenario, una pequeña niña logró escabullirse para ir a abrazarlo. En esos último minutos de su show, el cantante dejó claros ejemplos de que lo más importante pasa por el afecto y no por el físico.

Las imágenes fueron furor en las redes sociales con cientos de mensajes apoyando la iniciativa del hijo de Verónica Castro.

Fuente: Clarín

Comentá y expresate