Cristina Kirchner tomó un vuelo a la madrugada que la lleva a Cuba para ir a ver a su hija Florencia.Puso en pausa su campaña como vicepresidente de Alberto Fernández, al menos hasta el 15 de julio.

Según Infobae, pasará diez días con su hija, que está bajo un tratamiento de salud en La Habana y sin poder regresar por ahora a la Argentina, según consignaron sus abogados ante la Justicia.

La hija de ex presidenta está procesada en la causa de Hotesur, donde se investiga lavado de dinero, por su supuesta participación en ésa estructura societaria. También está procesada en la causa de Los Sauces como miembro de una asociación ilícita.

Ambas causas fueron elevadas a juicio, aunque aún no comenzó el proceso y no se fijaron fechas de inicio. Como no posee fueros parlamentarios, Florencia Kirchner en caso de ser condenada o ante una eventual orden de prisión preventiva, podría quedar detenida.

Lo que más preocupa hoy a la ex presidente es la evolución de la salud de su hija Florencia, tema por el que estuvo en riesgo su participación en la campaña, según afirman las dos personas en las que más confía.

Sin embargo, el futuro judicial de su hija la atormenta, por eso adjudica a una supuesta ¨persecución judicial¨ los problemas de salud que padece Florencia Kirchner. Fue la propia Cristina Kirchner quien dijo que su hija estaba ¨devastada¨.

El tema de la salud de Florencia Kirchner se maneja en un extremo hermetismo y nadie del entorno de Cristina Kirchner quiere hablar del tema. ¨No vamos a hablar. Es una cuestión privada. Va unos días y después retoma su actividad¨, dijo a Infobae unos de sus colaboradores.

Cristina viajó sólo acompañada por uno de sus custodios. Todo lo lo que se refiere a su estadía también se mantiene en secreto. ¨Hablé con ella. Esto estaba previsto. Yo estoy ocupado ahora en seguir consolidando la campaña¨, dijo a Infobae Alberto Fernández.

Comentá y expresate