Por la fractura de su tobillo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner suspendió sus actividades programadas para enero. Según informó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, la mandataria canceló el viaje que tenía previsto realizar al Vaticano y reprogramó las diversas audiencias que figuraban en su agenda. En 48 horas decidirán si reposará en Olivos o en El Calafate.

El principal evento que la mandataria tenía agendado para el primer mes de 2015 era el viaje al Vaticano que iba a compartir con su par chilena, Michelle Bachelet, por el aniversario de la intervención papal en el conflicto del Canal de Beagle. Pero, por la "fractura bimaleolar sin desplazamiento" que sufrió, la visita a Francisco debió ser suspendida.

 

Comentá y expresate