Cristina Fernández de Kirchner ya se encuentra en Cuba, bajo un estricto protocolo de seguridad que se prolongará durante toda su estadía. Buscan evitar que trascienda información sobre sus movimientos y sobre el estado de salud de su hija, Florencia Kirchner, quien se encuentra internada.

Cristina dijo en un video posteado en Twitter que viajaba para acompañar a Florencia, que está en tratamiento médico por "severos problemas de salud". Luego Clarín reveló que la joven padece de linfedemia.

Cristina y Florencia, que enfrentan un complicado panorama judicial por causas de corrupción al igual que el diputado Máximo Kirchner -Florencia es la única del círculo familiar que no tiene fueros- se encuentran alojadas en la isla en un lugar desconocido hasta este viernes.

Según informó Clarín, la prensa acreditada en La Habana cree que una de las posibilidades es que Cristina esté ahora alojada en una de las casas para huéspedes que tiene el Gobierno cubano.

Son residencias muy bien atendidas, alejadas, en barrios reservados, para los dirigentes más altos del Partido Comunista y que tienen guardia militar. Hay una serie de clínicas de máxima atención en la que podría estar Florencia, y Cristina alojada en otro lugar.

Florencia Kirchner es mamá de una niña cuyo papá es Camilo Vaca Narvaja. Según el video publicado por la ex presidenta el jueves a la mañana, con su voz como narradora, música de fondo, y fotos e imágenes de la familia de Kirchner editadas, Florencia sufre un "brutal estrés" que "devastó su cuerpo y su salud".

También dijo que era "muy terrible para una joven que la acusen de haber ingresado a una asociación ilícita el mismo día que murió su padre". Dijo que era perseguida "por ser la hija de Néstor y Cristina Kirchner".

Más allá del video y las reacciones que provocó, Cristina y sus hijos fueron embargados en varios millones de pesos y enfrentarán un juicio oral aún sin fecha por presunto lavado de dinero en los alquileres de hoteles familiares.

Comentá y expresate