La convocatoria del equipo de trabajo del presidente electo, Alberto Fernández, para el desarrollo del denominado Plan Argentina sin Hambre generó olas de apoyos y críticas por igual a partir de los participantes que tuvo la primera reunión, entre ellos varias figuras públicas y ajenas a la actividad política.

Quizás el nombre del conductor televisivo Marcelo Tinelli sea el más rutilante entre tantos que se sentaron alrededor de esa mesa que busca consensuar una estrategia para ayudar a los sectores que más están sufriendo la crisis económica y social que afronta el país.

Ese encuentro disparó comentarios críticos en particular porque quienes respondieron a la cita realizada por el futuro gobierno son figuras de excelente pasar económico. Hasta se los cuestionó porque fueron a discutir cuestiones de hambre en lujosos vehículos.

Fernández, que está a la cabeza de esta iniciativa, resaltó en particular esta participación de Tinelli, con quien tiempo atrás, cuando era jefe de Gabinete durante el gobierno kirchnerista, supo tener diferencias.

alberto fernandez tinelli 1.jpg

En declaraciones periodísticas, el futuro jefe de Estado argentino destacó el trato personal que viene manteniendo con la estrella de la TV. “Ha sido bueno y correcto”, resaltó antes de destacarle el trabajo que ha hecho “silenciosamente con su fundación”. “Ese es el motivo por el que lo invité", dijo.

Cuando se le consultó qué rol tendrá en la puesta en práctica de este plan, Fernández afirmó que Tinelli "asumió el compromiso de difundir el problema en su programa, que es de los más vistos”. Y valoró que use ese espacio en prime time y con tan alto rating “para contarle a los argentinos qué es lo que tenemos que hacer”.

Comentá y expresate