“Se clausuraron dos carnicerías porque los allanamientos dieron resultados positivos, que hablan a las claras de que pueden vender carne equina”, explicó Martínez. “Una está ubicada en Juan B. Justo al 6800 y la otra en Calabria y Goñi”, puntualizó en diálogo con Ahora Noticias.

“Estamos hablado de una carne que no tiene un proceso de control. Sabemos que los organismos de contralor son los que dan el aval para el consumo de determinadas carnes. En estos casos no había ningún control porque vendían el producto de forma ilícita”, explicó Martínez.

Según el funcionario, la investigación se inició “por una preocupación de los vecinos de Estación Chapadmalal y Batán, que manifestaron el robo de sus equinos. En algunos casos aparecían sus cuerpos mutilados en los campos. Eso nos hizo pensar en una comercialización, la fiscalía llevó adelante la investigación y se encontraron estos resultados”.

“Claramente la carne equina tiene una característica muy particular y buscamos que los vecinos de la zona tengan bien claro los lugares donde adquieren estos productos, porque es un riesgo para los consumidores”, destacó Martínez.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate