El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dio a conocer la inflación de julio, que aumentó un 2,2%. En tanto, los precios al consumidor acumularon un alza de 25,1% en los últimos siete meses y 54,4% en los últimos doce. El salto más alto se dio en el rubro de salud, seguido por los servicios recreativos y culturales, y en tercer lugar los restaurantes y hoteles.

La suba de precios de julio estuvo impulsada por el alza de las naftas, las prepagas, los alimentos y esparcimiento por las vacaciones de invierno. Todavía no reflejaron la devaluación tras las elecciones primarias, que se replicará en los índices de los próximos meses.

De acuerdo a las mediciones del Indec, los rubros que más aumentaron son salud, que abarca productos medicinales, artefactos y equipos, y gastos de prepagas (4,1%); recreación y cultura, que incluye servicios recreativos y culturales, y periódicos, diarios, revistas, libros y artículos de papelería (3,9%), restaurantes y hoteles (3%); bienes y servicios varios, que marca los artículos y servicios de cuidado personal (2,7%), equipamiento y mantenimiento del hogar (2,5%).

El rubro alimentos y bebidas no alcohólicas (2,3%) abarca productos como pan y cereales, carnes y derivados; leche, productos lácteos y huevos; aceites, grasas y manteca, frutas; verduras, tubérculos y legumbres; azúcar, dulces, chocolate, golosinas; café, té, yerba y cacao; aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos.

Por otro lado, los gastos relacionados con la vivienda y las tarifas, nucleadas en el rubro “vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” escalaron un 2,2% y el rubro educación, 2,1%.

Lo que parecía que iba a ser una buena noticia para el Gobierno, que comenzaría a mostrar el éxito de la desaceleración de la inflación, pasó a ser un dato viejo después del golpe en los mercados que significó el triunfo del kirchnerismo en las primarias.

Las consultoras estiman que el índice de agosto ya superará nuevamente el 3% y septiembre podría ubicarse en valores superiores al 6%, debido al salto brusco del dólar que se produjo tras el resultado electoral y la inestabilidad política.

El número de julio coincide con la expectativa que tenía el mercado para el mes pasado. De acuerdo con el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), la inflación sería del 2,4%.

Comentá y expresate