Hace unos días se promulgó la ley nacional que establece un cupo laboral del 1 % para personas travestis, transexuales y transgénero en la administración pública. La norma también brinda incentivos para la contratación de representantes de este colectivo en el sector privado y líneas de crédito preferencial para sus emprendimientos. Se la denomina la Ley Diana Sacayán – Lohana Berkins, en homenaje a las ya fallecidas militantes por los derechos laborales de esta comunidad, y fue celebrada por la comunidad tras la sanción en el Congreso.

Desde la Dirección de Empleo, la licenciada Luciana Altieri compartió sus sensaciones: "Es muy positiva la ley, claro, pero nosotros ya veníamos trabajando con programas del Ministerio de Trabajo en este aspecto. El tema es que, lamentablemente, no muchas personas trans se acercaban a buscar esa chance laboral. Entonces empezamos a conectarnos con algunos sectores más empapados en la diversidad de género para conocer cómo podíamos llegar a esta población y darles igualdad de oportunidades. Con la sanción de ley seguimos avanzando en este sentido y, es bueno remarcar, que nuestro Municipio se anticipó con un decreto local desde el año pasado con el que pudimos trabajar en serio en la inclusión de personas trans en el ámbito público.Trabajando dando el ejemplo, lo mismo nos pasa con las personas con discapacidad, jóvenes, mujeres que han sufrido violencia. Son personas que están dentro de una situación de 'difícil inclusión laboral' y estos segmentos requieren de programas que faciliten sus posibilidades".

Tomás Rouxel trabaja desde hace dos meses en la Dirección de Género y Diversidad y se muestra "feliz de poder tener está oportunidad, algo que me abre muchas puertas y me da la tranquilidad de aportar mis conocimientos y mi experiencia personal dentro del ámbito del Municipio".

"Seguimos generando las formas de acercarnos a toda la población que lo necesite", continuó Altieri. "Y en ese aspecto el cupo nos abre muchas posibilidades dentro del sector público pero también nos toca lidiar con el privado, con sus particularidades, sus programas. Estamos trabajando fuerte en estas relaciones para brindar trabajo digno. Estamos empezando ese camino que nos lleve a lograr ese 1% en la administración pública. Los pasos son los que se siguen habitualmente en este tipo de contrataciones. Tomás es el primero y seguimos trabajando en conjunto con distintas áreas".

El derecho a un trabajo digno y garantizado se une al derecho a la diversidad y asegura un momento único en la vida de muchas personas: "Nosotros seguimos trabajando en pos de la igualdad de posibilidad. Desarrollando los programas, generando protocolos, acompañando a las personas, acercándonos a los colectivos, charlando con las áreas para conocer necesidades. Pero, además, es una decisión política. En el caso de Tomás, su experiencia será fundamental para la Dirección de Género y Diversidad".

"Lo importante es visibilizar la necesidad de trabajo y en eso se avanza", explicó Luciana Altieri. "Y nosotros desde hace tiempo venimos trabajando localmente. Estamos muy orgullosos del camino que estamos recorriendo, dando el ejemplo desde el Estado y, en particular, la Dirección de Empleo tiene siempre las puertas abiertas para cualquier tipo de consulta o asesoramiento".

Comentá y expresate