En menos de una semana dos autos cayeron al vacío en la zona de Cabo Corrientes y aseguran que la “distracción y la velocidad excesiva” son los factores desencadenantes de los accidentes.

“Un vehículo debería tomar la curva a 30 kilómetros por hora. La mayoría pasa los 40 km por hora, algunos sobrepasan los 50. Hay que emplear vigilancia, control y sanción”, expresó el perito vial Héctor Ragnoli.

Según el experto, lo ideal sería colocar en el lugar un guardarrail que consuma la energía. “A 50 kilómetros necesita 12 o 13 metros de reacción. La distracción y la velocidad excesiva son los principales problemas”, enfatizó.

En los últimos dos accidentes los conductores presentaron solo “contusiones” leves. “Si un motociclista impacta contra esto puede agravar las lesiones. En la costa y avenida no es conveniente poner reductores de velocidad porque son las vías utilizadas para los servicios de emergencias”, completó.

El 23 de septiembre pasado, una mujer de 43 años, despistó su auto en el que circulaba por la zona de Cabo Corrientes y cayó al vacío. La conductora había dejado a sus hijos en el colegio y cuando regresaba por la costa, perdió el control del vehículo y cayó entre las piedras.

El jueves ocurrió lo mismo una camioneta Citroën Berlingo, por motivos que son materia de investigación. El hombre que conducía perdió el control del vehículo, derrumbo el paredón que bordea esa parte de la costa y cayó sobre las rocas, con la parte trasera de la camionera orientada hacia el mar. El automovilista logró salir por sus propios medios.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate