Por Clara López Tonón

clopeztonon@ahoramardelplata.com.ar

“El mundo es de aquellos que se animan a perder el equilibrio”, le dijo una vez su abuelo. Y luego de pensar y analizar aquellas palabras, Mauricio Dayub decidió cambiar el rumbo de su vida. Dejó de estudiar la carrera de Ciencias Económicas, que no le gustaba, y se mudó a Buenos Aires para perseguir sus sueños.

Hay que tener valentía para dejar los mandatos a cierta edad y seguir el camino que uno quiere”, afirmó en diálogo con Ahora Mar del Plata y Telediario.

El ganador del premio ACE de Oro 2019, regresará a Mar del Plata para hacer temporada con “El equilibrista”, su exitoso unipersonal que no deja de cosechar ovaciones entre los espectadores. Será el primero que levantará el telón en la ciudad: la obra debutará en el Teatro Bristol el 19 de diciembre y se presentará de jueves a domingos, a las 21.

"Mi abuelo tocaba el acordeón junto a una caja que decía 'Frágil'. Una caja similar a la que mi padre usaba para guardar las obras de arte, que remataba. Mi abuela soñaba con cajas que no abría. Un día le conté que yo también soñaba con una. Me aconsejó que no la abriera. Cuando me animé, la abrí y entendí a mi papá. Luego abrí otra y comprendí a mis tíos. Hasta que en la última, me encontré a mí. Mi abuelo había atravesado el mar con su acordeón, oculto en esa caja que decía 'Frágil'. El mismo mar que tuve que atravesar yo, para saber de dónde venía. Ahora entiendo por qué", presenta el actor en la obra.

-Hace unos años hiciste temporada en la ciudad con “Toc-Toc” y ahora volvés con una obra diferente. ¿Cómo te preparás para este verano?

-Es una temporada especial, porque se cumplen 20 años de la primera vez que hice teatro en Mar del Plata con “El amateur”. Se creó un vínculo hermoso con la ciudad, porque conocí a mucha gente que me quedó para siempre. Estoy muy ligado a esta ciudad y le traigo el espectáculo a los marplatenses antes de que empiece la temporada. Es una forma de arrancar un festejo de cumpleaños con gente querida a la que no siempre puedo traer mis obras.

Estoy muy ligado a esta ciudad y le traigo el espectáculo a los marplatenses antes de que empiece la temporada.

-¿Qué significa para vos la frase “El mundo es de aquellos que se animan a perder el equilibrio”?

-La decía mi abuelo. Yo era elogiado por ser equilibrado y moderado, y me empecé a dar cuenta de que tenía que perder el equilibro para saber quién era. Estaba estudiando una carrera que no me gustaba y vivía en una ciudad que no me era amigable. Decidí dejar de lado los mandatos familiares y me fui de la ciudad. Seguí a mi corazón y empecé este derrotero de ser actor, en el que comencé no sabiendo casi de que se trataba y terminé como actor, autor, director, productor y dueño de sala. Es un camino que agradezco mucho y con el que le rindo homenaje a todo lo vivido.

-¿Creés que los argentinos debemos perder el equilibrio en algún aspecto?

-La Argentina están inmersa en algo que está pasando en el mundo. La tecnología nos obligó a vivir de un modo que es el que no necesitamos. Estamos acomodándonos en la comodidad que nos genera esta forma de vivir. Y El Equilibrista e te propone revisarte a vos mismo, resignificarte o redignificar tu vida, porque muchos perdemos la autoestima y la fe en nosotros mismos. Pero si revisamos incluso nuestra historia familiar, podemos entender porque somos como somos.

La tecnología nos obligó a vivir de un modo que es el que no necesitamos.

Embed

Comentá y expresate