La justicia previsional, en un fallo de segunda instancia, declaró inconstitucional el hecho de que en marzo de este año se haya otorgado el aumento de haberes jubilatorios utilizando la nueva fórmula de movilidad, en lugar de haberse aplicado la que rigió hasta el año pasado.

El cuestionamiento a ese punto de la ley 27.426 fue realizado por los jueces Martín Laclau y Rodolfo Milano, integrantes de la Sala 3 de la Cámara Federal de la Seguridad Social, tras el análisis de la demanda presentada por Miguel Ángel Fernández Pastor, un jubilado que fue funcionario de la Anses hasta 2015.

El mismo fallo desestima el reclamo hecho por el demandante para que se declarara la inconsitucionalidad de la nueva fórmula de movilidad. Así, queda ratificada la vigencia de la actual modalidad para actualizar los haberes jubilatorios y otras prestaciones sociales. Pero, por la declaración de inconstitucionalidad del artículo 2 (referido al momento de inicio de aplicación del nuevo sistema) se descuenta que la Anses apelará y el tema irá a la Corte.

El efecto de la decisión judicial es que la Anses debería hacer un recálculo del incremento otorgado en marzo, que fue del 5,71% y que, según los cálculos presentados por el demandante (según cita el escrito judicial) debió haber sido de 14,6% en caso de haberse continuado con la fórmula anterior. El argumento de los jueces para concluir que la ley no debió haberse aplicado de manera retroactiva, es que el período de referencia por el que se otorgó la suba de marzo (es decir, el período del cual se observó cómo se movieron las variables que integran el cálculo) ya había transcurrido cuando se aprobó la ley (a fines de diciembre de 2017). Así, los magistrados entendieron que el derecho (a cobrar según la modalidad anterior) ya estaba devengado.

A partir de la reforma de la ley 27.426, los haberes se ajustan en forma trimestral y según un cálculo que contempla la evolución de los precios y de los salarios registrados, con un rezago con respecto al período de referencia. La manera en que se inició el sistema, es decir la aplicación de la nueva fórmula ya desde el mes de marzo, cuando se tomó como referencia lo que había ocurrido con las variables mencionadas en el trimestre de julio a septiembre del año pasado, había sido uno de los puntos más cuestionados cuando se debatió la normativa.

A diferencia de los votos de Laclau y Milano, el del juez Néstor Fasciolo, el otro integrante de la sala 3, consideró que la baja del haber jubilatorio derivado de la forma en que se aplicó la nueva movilidad, no resulta confiscatoria. El juez menciona que, según el demandante, se le debió otorgar una suba de 14,6% en marzo, lo cual debe compararse con las subas efectivas y acumulativas de marzo y junio, de 5,71% y 5,69%, respectivamente. Así, concluye que entre marzo y mayo la merma fue del 7,76% y entre junio y agosto, de 2,51%.

Comentá y expresate