"Sentimos mucha angustia y un dolor enorme". La madre de Federico Sasso, el joven que atropelló y mató a Lucía Bernaola (14) en la costa, declaró este lunes en el juicio y afirmó que el accidente "fue una tragedia".

"Sentimos que en la vida de todos va a haber un antes y un después. Lamentablemente lo que ocurrió fue una muerte y no tiene vuelta atrás, nos cambió la vida a todos. Es devastador, es una tragedia, un horror", dijo Viviana Navarro, la madre de Sasso, al declarar ante los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N°1.

"Nunca pensamos que podía pasar una cosa así, es muy duro también para nosotros atravesar todo esto. Sentimos de todo corazón lo que atraviesa la familia de Lucía", sostuvo.

En su declaración, Navarro contó que su hijo empezó a manejar a los 18 años. "Yo le compré un auto que él usaba para trabajar. Federico hizo un curso de limpieza de interior de automóviles y empezó a comprarse con su sueldo las máquinas. Como eran grandes, necesitaba un auto para transportalas. Comenzó a trabajar en dos agencias de autos y además hacía domicilios. Ahí yo le compré el auto para que trabaje", recordó.

MADRE DE SASSO

Además, este lunes declaró en el juicio una amiga de la familia de Sasso y el perito de parte Luis Alberto Martínez, convocado por el abogado del imputado, Facundo Capparelli.

Embed

Tras la primera semana del juicio por la muerte de Bernaola, culminó la etapa de declaraciones testimoniales y de presentaciones de los peritos. Este martes comenzarán los alegatos del fiscal Rodolfo Moure, de los abogados querellantes Maximiliano Orsini (por la madre de Lucía), Marcelo Savioli Coll (por el padre) y Mauricio Varela (por los heridos) y del abogado de Sasso, Facundo Capparelli.

El 4 de junio del 2017 Sasso atropelló y mató a Bernaola en Alberti y la costa. Además, otros ocho jóvenes resultaron heridos. El hecho ocurrió cuando un grupo de jóvenes iban caminando por el paseo costero a la altura de Cabo Corrientes y fueron sorprendidos por un auto Renault Clio que se subió a la vereda a alta velocidad y los embistió.

Ese vehículo era conducido por Sasso, que en ese entonces tenía 19 años y circulaba alcoholizado. En un primer momento, el conductor intentó darse a la fuga pero al cabo de unos minutos volvió al lugar del hecho y los efectivos verificaron que tenía 1,23 miligramos de alcohol en sangre, más del doble de la cantidad permitida en ese momento por ley.

Comentá y expresate