En un edificio, una vecina encontró un cartel en la puerta de su departamento en el que se leía: “Por favor, es una falta de respeto hacer ladrar horas (a) ese perro ‘porquería’. Respeten, de lo contrario vayan a vivir al campo”.

La joven es dueña de “Romeo”, un perro salchicha de 9 años. Según contó, no era la primera vez que recibía este tipo de mensaje. Explicó que su mascota se quedaba sola en su departamento “muy rara vez", situación que utilizaría algún vecino para quejarse.

Reconoció que Romeo se alteraba al sentir el timbre o que tocaban la perta, o que reaccionaba ante personas extrañas, aunque aclaró que se trataba del comportamiento de un animal pequeño, “un salchicha totalmente inofensivo”.

El problema de perros que quedan solos y molestan a los vecinos es muy habitual en los departamentos.

Los especialistas dicen que lo importante es enseñarle al perro, gradualmente, a quedarse solo y tranquilo. "Tratá de que no dependa todo el tiempo de ti y que adquiera cierta independencia. Por ejemplo, si tu perro puede dormir en soledad toda la noche, también puede quedarse solo durante el día. Todo depende de la aplicación que pongas en enseñárselo", sostienen.

"Para poner en práctica este tipo de buenos hábitos, podés ir con él hasta la puerta de entrada, decirle que espere y que vas a volver, y salir a la calle. Aléjate unos metros, porque si no tu perro seguirá sintiendo tu presencia. Vuelve a los 15 minutos y prémialo si se comportó correctamente. Repite el procedimiento durante varios días y, cada vez, extendiendo un poco más el tiempo que lo dejás solo. De esta forma, tu perro se acostumbrará sin sufrir tu ausencia, pues sabrá que vas a volver", explican los especialistas.

Otro truco puede ser dejar una radio encendida a bajo volumen, para que el perro escuche a otras personas hablar. "Déjale sus juguetes cerca o un buen hueso para roer, para que el tiempo se le pasará mucho más rápido", dicen.

Comentá y expresate