Autoridades de la delegación local del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) denuncian despidos en un colegio privado de Mar del Plata que cuenta con subvención estatal. Desde el gremio aseguraron que son cuatro los docentes afectados.

La medida se tomó sin dar explicaciones ni tener causas para dejar sin la fuente laboral a cuatro familias”, indicaron. Desde Sadop, a través de un comunicado repudiaron los despidos, como así también sus “prácticas persecutorias y desconsideradas” hacia los docentes que día a día sostienen la escuela “con vocación y responsabilidad”.

Según Bruno Roldán -secretario gremial de SADOP- a los directivos “no les bastó con tener expresiones que vulneran los derechos laborales fundamentales, como la afiliación o el derecho a huelga, queriendo disuadir y obstaculizar su ejercicio sino que tomaron estas decisiones despiadadas e injustificadas de dejar a los profesores en la calle”.

“Exigimos que se terminen las prácticas empresariales de los colegios que, como el San Agustín, reciben el aporte estatal -que surge del esfuerzo de todos los contribuyentes- y que luego lo destinan a financiar despidos. Manifestamos que la Dirección de Educación de Gestión Privada (DIPREGEP) tendría que rever a quién le da la subvención: si a escuelas que la destinan a pagar indemnizaciones o si por el contrario, los fondos públicos se direccionan a escuelas que realmente la necesitan y que cumplan una función social”, agregó Roldán.

Tras recordar que una de las frases promocionales del colegio señala que “formarse como buenos ciudadanos, responsables y capaces de trabajar en pos del bien común y no sólo del propio. Asumir la importancia del respeto por un sistema democrático en el cual todas las voces tengan derecho a ser escuchadas”, Roldán confirmó que existe una gran contradicción entre en el carisma institucional y lo que realizan en sus prácticas habituales.

“A lo doloroso del hecho de perder el empleo, se suma la falta de consideración y de espíritu cristiano en el manejo de la situación. Estos despidos responden a una intención disciplinadora, dado que recayeron sobre docentes con intachable desempeño. Se trata de métodos y acciones injustas, arbitrarias, y que quieren e instalar el miedo y la resignación de derechos a cambio de conservar el empleo”, sostuvo el secretario gremial.

Y enfatizó: “Estos despidos son persecutorios discriminatorios y el único objetivo que tienen es disciplinar al conjunto de los trabajadores y demostrar el uso arbitrario del poder que son capaces de hacer".

"Vamos a seguir denunciando y exigiendo la reincorporación de todos los y las docentes despedidos en todas las escuelas de gestión privada y desde SADOP realizaremos todas las medidas y acciones gremiales y legales que sean necesarias para frenar estos atropellos", concluyó Roldán.

Comentá y expresate