La mamá de un niño de 13 años fue testigo y logró intervenir cuando otro de 14, vecino del lugar, lo estaba violando en la terraza del edificio donde vive.

El acusado logró escapar del lugar pero luego puedo ser ubicado y trasladado a sede policial, donde se avanzó con el proceso pero se lo dejó en libertad por tratarse de un menor de edad, situación que desató la reacción de familares y vecinos de la víctima que organizaron un escrache en la puerta de su domicilio.

La denuncia se radicó en la comisaría 4ta del partido de Quilmes y el hecho se cometió en una vivienda del San Francisco Solano. En la exposición la mujer detalló que envió a su hijo a la terraza para que revisara si estaba funcionando el sistema de bombeo de agua. Como tardaba en bajar y además escuchó ruidos, decidió subir. Allí lo encontró sometido por el otro adolescente, al que a los gritos hizo huir del lugar.

La policía acudió al lugar y a la víctima se la trasladó a un centro asistencial de la zona, donde fue atendido y sometido a peritajes que serán fundamentales como medidas de prueba en el desarrollo y avance de la causa judicial que se abrió en la fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil N°1 de Quilmes.

De acuerdo al informe del Reconocimiento Médico Legal el menor tenía "hematoma zonal anal compatible con abuso sexual" y le dijo al médico que lo revisó que el acusado le ofreció plata a cambio de que accediera a la violación.

La reacción del vecindario fue con una protesta en la calle con cortes de tránsito y pintadas en las paredes próximas a la vivienda donde vive el acusado y su familia.

En diálogo con Crónica, la madre del niño aseguró que el acusado “no es la primera vez que comete este tipo de hechos” y aseguró que meses atrás también fue señalado por abusar de una niña, también en el mismo barrio. “Tenemos mucho miedo”, aseguró.

Comentá y expresate