lunes 15 de julio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Chocó la cabeza contra el paredón de Kimberley y se salvó de milagro

Gonzalo Cendra, de Sarmiento de Coronel Suárez, quedó inconsciente durante varios segundos tras un terrible golpe. Está fuera de peligro

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

En la cancha de Kimberley se temió lo peor este domingo por la mañana. Iban 33 minutos del segundo tiempo y, tras una pelota dividida a la altura del córner que da a la platea, Gonzalo Cendra, de Sarmiento de Coronel Suárez, y Emanuel Córdoba, del “Dragón”, chocaron y se golpearon contra el paredón de tapial que bordea la cancha. En ese sector no hay colchonetas, reservadas en exclusividad para los paredones ubicados detrás de los arcos.

La peor parte se la llevó Cendra, quien estremeció a todos por el ruido del golpe, que se escuchó en toda la cancha. Tras impactar la nuca contra el paredón, el futbolista quedó tendido y sin reacción. Las feas sensaciones del lamentable accidente de Emanuel Ortega se apoderaron de todos los presentes.

Desesperados, compañeros y rivales se acercaron Cendra e intentaron darle aire con sus camisetas. El futbolista no reaccionó hasta que, al minuto, llegó la camilla. Allí abrió los ojos y fue trasladado raudamente hacia la ambulancia que lo llevó al hospital Interzonal. Mientras tanto, Córdoba, que lejos estuvo de tener mala intención, lloraba sin consuelo.

Afortunadamente, la tomografía arrojó que Cendra sólo sufrió un golpe. El futbolista quedó internado en observación, pero a las pocas horas del golpe ya estaba lúcido.

Esta vez, el milagro abrazó al futbolista. El último 19 de mayo, tras la muerte de Emanuel Ortega, la AFA dispuso un plazo de 90 días para que todos los paredones de las canchas del fútbol argentino cuenten con una protección. No obstante, las circunstancias piden a gritos acelerar los plazos para no lamentar más víctimas.

(Foto: Archivo, La Nueva provincia)

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar