martes 29 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Análisis

El trabajo colectivo de Boca: los aciertos del Xeneize vs Aldosivi

El conjunto de Battaglia tuvo varios puntos altos y recuperó certezas de un funcionamiento de equipo que le da resultados.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Boca goleó. Para el calificativo "gustar", quizá haya trabajo que hacer todavía. Con un contundente 3 a 0, el equipo de Battaglia volvió a recuperar certezas que ya le han dado resultados previamente. El Xeneize tuvo varios puntos altos y material que seguir trabajando y puliendo.

Si algo caracteriza a los últimos meses del club de La Ribera es la gestión de sus divisiones inferiores. Una de las políticas de la dirigencia es promover a sus juveniles. Ayer, el equipo tuvo en cancha a cuatro: Almendra, Montes, Vázquez y Mancuso. Este último reemplazó a Marcelo Weingandt, que se recupera de una luxación en el hombro. Y cumplió con creces.

El lateral derecho hizo un gran trabajo sobre ese sector, fundamentalmente por su rol en fase ofensiva. Con un amplio recorrido, su proyección le dio profundidad al equipo, que de esa manera pudo jugar 20 metros más adelante y hacer uso de la torre del área que es Luis Vázquez.

Pero además de sus incursiones hasta el fondo del campo, también influía apostándose alto aunque sin participar activamente. Así generaba líneas de pase con sus compañeros, era una opción para armar triángulos con Montes y Villa o Cardona, pero también le provocaba dudas al rival. Ubicándose en campo de Aldosivi y sobre la raya, fijaba a los defensores y volantes de Aldosivi, que dudaban si ir hacia él u otro jugador Xeneize.

Es que la explosión de las bandas con sus defensores laterales quizá haya sido de lo mejor que tuvo Boca a nivel colectivo. Un elemento que había funcionado a principios de comienzo del ciclo de Battaglia, pero que con el correr de los partidos dejó de tener tanto protagonismo. Tanto Mancuso por derecha como Fabra por izquierda pesaron en ataque y tuvieron libertad para proyectarse y brindarle profundidad al equipo.

boca-hinchas-saludo_862x485.jpg

De hecho, fue por el sector del colombiano zurdo que vino el primer gol. Fabra tiene falencias a la hora de defender, pero se matizan cuando tiene incidencia en fase ofensiva. Con él y Eros en altura, Boca se hizo ancho y con muchos jugadores incorporándose al ataque.

Cardona fue dueño del equipo. Quizá haya sido el mejor Cardona del último tiempo. Un futbolista intermitente, pero con una calidad técnica enorme y capaz de hacer funcionar a todo el equipo. Cuando se siente bien, el volante maneja hilos, conecta a sus compañeros, los pone en situaciones de ventaja con sus pases, los mismos con los que rompe líneas y hace avanzar al resto.

Su futuro en el club aun es incierto. Pero mientras tanto el desafío para Battaglia es, probablemente, lograr mantener ese nivel en Cardona. Cortar, de a poco, con esa intermitencia que tiene para volverlo mejor jugador de lo que aun es.

Otro de los puntos altos fue alguien que volvió a la titularidad: Lisandro López. Cada vez que juega, Licha demuestra que está para formar parte del elenco estable del Xeneize. Cuenta con una virtud de la que Boca saca mucha ventaja y es ese primer pase que tiene. Su capacidad para filtrarlo desde la defensa, le permite a Boca asegurarse un inicio de juego con balón dominado y, además, romper líneas.

Su nivel nunca disminuyó considerablemente como para marginarlo del equipo titular, pero las cualidades y trayectoria de Marcos Rojo lo relegaron al banco de suplentes. Ayer le confirmo a Battaglia que está listo cada vez que lo necesite.

En último lugar, es destacable el hecho de que Boca haya mantenido la intensidad de juego a lo largo de todo el encuentro. Aunque con los altibajos propios de un partido de fútbol, el Xeneize pudo sostener un mismo ritmo durante los 90 minutos.

En general suele ser un equipo que, luego de convertir, tiende a replegarse, ceder protagonismo y esperar al rival. Una propuesta válida pero de doble filo, y que a veces lo hace caer demasiado y peligra su victoria. Ayer pudo mantener la intensidad y, aunque con el correr de los minutos fue más esporádico, mantuvo el peligro en la valla de Aldosivi.

Boca recuperó algunas certezas que ya le habían dado rédito, sobre todo en esos primeros partidos del ciclo del nuevo DT. Ayer frente a Aldosivi recuperó conceptos tácticos que pueden ser muy fructíferos.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar