viernes 23 de febrero de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
DEPORTES

Guapeada en el Maracaná: Argentina repitió la historia y volvió a vencer a Brasil

Durísimo este partido por Eliminatorias que significó la recuperación del equipo de Lionel Scaloni tras la caída ante Uruguay y una nueva derrota para el local, que se hunde en la tabla clasificatoria para el Mundial 2026. Ya había ganado allí la Copa América ante mismo rival y con similar resultado.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El seleccionado argentino recuperó aire y presencia con una nueva victoria ante Brasil en el Maracaná, nada menos que el mismo escenario en el que hace dos años lo venció en la final de la Copa América.

Nicolás Otamendi convirtió el único gol, de cabeza en el segundo tiempo, y se consolidó como la gran figura del equipo en un cruce durísimo, con golpes, muy hablado y siempre al límite. Y fue historia: primera derrota por Eliminatorias que sufre Brasil como local.

El partido arrancó tan caliente y con roces como si lo que había comenzado en las tribunas, antes del silbato inicial, se hubiese trasladado de manera directa al campo de juego. De Paul fue, de los argentinos, el que más recibió castigo de parte de los jugadores brasileros, que salieron envalentonados y decididos a marcar rigor en cada pelota dividida.

Fue en general un partido deslucido, de mucha pelota dividida y poca claridad. Messi no encontró espacios y se lo notó golpeado, sin tanta participación. Debió ser atendido en más de una oportunidad por una molestia a la altura del aductor derecho, pero nunca hizo gestos de malestar ni preocupó al cuerpo técnico.

Embed

En el complemento poco fue lo que varió. Brasil tuvo algo más de llegada, sobre todo con más profundidad por las bandas. Pero tampoco fue un equipo capaz de generar miedo y máxima preocupación en la defensa argentina. Otamendi y Romero fueron muy firmes por el centro, lo suficiente para resolver algunos desbordes que lograban sobre los laterales, cubiertos por Molina y Acuña.

Dibu Martínez tuvo su protagonismo cuando resolvió un difícil mano a mano. Lo tapó y celebró. Fue fundamental para lo que vendría, apenas unos minutos después.

La diferencia llegó con pelota parada, cuando había transcurrido la mitad del segundo tiempo. Un córner desde la izquierda ejecutado por Lo Celso encontró a Otamendi suspendido por sobre los defensores de mayor altura. Cabeceó limpio y la clavó en el ángulo derecho.

Embed

Aquel malestar inicial de Messi se notó ya en el tramo final. Manejó el balón cuanto pudo, soportó la fricción a la que lo sometió todo el tiempo el equipo rival. Sin violencia pero con presión siempre cercana. Y se fue cuando restaban 15 minutos de juego. Fue el tiempo de Ángel Di María, el héroe de la Copa América en esa misma cancha, hace dos años.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar