jueves 22 de febrero de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
PROMESA Y REALIDAD

Juana Ortiz y su Objetivo Sudamericano

La nadadora marplatense apunta al torneo que se desarrollará en Buenos Aires desde el jueves 14. "Quiero ganar", le dijo convencida a Ahora Mar del Plata

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Juana Ortiz empezó a nadar por casualidad, para acompañar a su papá “que iba al turno de la noche por hobbie, para hacer una actividad física”. Era muy pequeña, tenía tres años.

A partir de ahí, nada más fue de casualidad. Ni siquiera el inicio de su carrera, porque los profes del club Once Unidos le vieron condiciones, la probaron y la pasaron de nivel. “Ahí empecé a competir, a los 8 o 9 años en el Circuito Municipal. Después, en 2016, que tenía 11, me promocionaron y empecé a entrenar más”, le contó a Ahora Mar del Plata en una entrevista.

Juana, que hoy tiene 18 años y además hizo hockey “pero era malísima” y también danza, pero “no me iba bien”, apunta a su próximo objetivo, el Campeonato Sudamericano Juvenil que será en Buenos Aires, en el Parque Olímpico de la Juventud. “Quiero ganar”, avisa.

Lejos han quedado esos inicios, en los que “iba a la pileta de chiquitos”, y ese pase a la pileta grande donde “no hacía pie ni en la parte bajita, entonces estaba mucho tiempo abajo del agua, y muchas veces no escuchaba las consignas y salía haciendo cualquier cosa”. Atrás quedó, también, la prueba en 50 metros espalda de los profes Lucas y Marianela, quienes “me dijeron que pasaba el martes al pre equipo”.

Juana-Ortiz-Juegos-ODESUR.jpeg

Apoyada en sus logros recientes, Juana es pura confianza y optimismo de cara al Sudamericano. Junto a Ahora Mar del Plata, en la previa y después de salir de entrenar en el Natatorio Municipal, repasó sus tres mejores momentos.

“La primera vez que gané un Nacional, en febrero del año pasado. Gané los 50 metros espalda, que no es lo que mejor me sale, pero fue "guau". También gané en 100 y 200 y fue un antes y un después”.

Según Ortiz, tras ese desempeño "me di cuenta de que podía nadar mucho más fuerte y ser buena, que ya cerca tenía el objetivo de estar en la Selección".

Otro de los buenos momentos que recuerda es "cuando me llamaron para los Odesur la Juventud de Rosario, porque no había clasificado y se lesionó una de las que iba, entonces me convocaron el jueves a la tarde y viajé el domingo. Fue el mejor torneo de mi vida, yo estaba chocha. No lo había preparado entonces fui a pasarla bien, nadé super fuerte, bajé mis marcas e hice medalla, fue increíble".

"En febrero de este año cuando hice la marca para el Suda. Ya desde el año pasado lo venía pensando, porque no pude ir. Este año lo hice en 100 y 200 y fue como una paz porque era un objetivo muy grande que tenía", apuntó sobre otro de los momentos positivos elegidos en su corta carrera.

WhatsApp Image 2023-08-30 at 07.51.17 (1).jpeg

Al repasar los momentos malos, Juana eligió cuando “en 2021 quería entrar al Sudamericano Juvenil en 100 espalda, pero no me salió la marca, estuve muy bajón y lloré todo el día. Al otro día tenía los 200 metros y bajé tres segundos, pero me quedé segunda a 003. Pensé que entraba porque había quedado segunda, pero salió la lista y no estaba. Estuve muy bajoneada un mes, entrenaba sin ganas".

"Este año también, a fines de julio tuvimos un torneo y yo quería hacer la marca para el Panamericano de Mayores, estuve super cerca, era un objetivo muy grande y difícil, me pegó, pero no tanto. Panamericanos de Mayores voy a tener un montón", reconoció.

Sobre las lesiones, recordó que “el año pasado estuve medio mal de la espalda y me bajoneó porque no podía hacer muchas cosas en el gimnasio, o las hacía y me molestaba después para nadar”.

Al hablar de sus virtudes como nadadora, quien está terminando el colegio y apunta a estudiar kinesiología o nutrición aseguró que “lo que más me gusta es competir, llego a las competencias y me transformo, estoy tranquila, cuando hay otros que se ponen nerviosos. Sé que entrenando hice todo lo que podría haber hecho. Voy segura”.

Sobre los puntos a mejorar, Ortiz destacó que “lo hablo con mi psicólogo” y comentó que debe “hacer más llevadero el día a día, tomar más tranquila las cosas, me exijo mucho. Tener un entrenamiento malo no es el fin del mundo”.

Juana se despierta lunes, miércoles y viernes a las 6.45 y va al gimnasio en Once Unidos. Va a nadar a la pileta del Emder de 9.30 a 11.30, almuerza, descansa y lunes y viernes a las 17.30 tiene otro turno a la tarde. Se cuida en la alimentación y le da prioridad al buen descanso. También tiene tiempo para estar con los amigos y, fiel a su estilo, apunta a sacar el registro de conducir. “Lo tengo como objetivo”.

“Me está enseñando mi papá, las primeras veces fuimos a Camet o Mogotes. Estoy bastante bien, no me costó, me falta práctica y aprender a estacionar. Voy de mi casa al club, que me queda cerca. Me veo bien”, aseguró.

“Me puse como objetivo para fines de octubre aprender y sacar el registro para poder ir al Emder y no depender de que me lleven mis compañeros, que se van a los Panamericanos”, dijo sobre su próximo desafío fuera del agua.

juana ortiz otra.jpeg

En otro pasaje de la charla, surgió un análisis compartido sobre la situación de Delfina Pignatiello, quien, tras sufrir maltrato en las redes sociales, se retiró de la natación tempranamente. “Fue muy feo. En el ambiente de la natación sabíamos que podía pasarle, no en todos los torneos te va bien. Tenía mucha presión, había muchas personas mirando y la bardearon, pero nadie sabe y no es tan terrible. Otros nadadores también fueron a Tokyo y no les fue bien, pero ella estaba más expuesta en las redes. De la natación nadie dijo que era una vergüenza”, analizó Juana Ortiz.

Si bien su exposición no es comparable con la de Pignatiello, la marplatense opina que para que no le suceda algo similar debe “estar centrada en una misma y no en lo que digan los demás. Si en un torneo te va mal y hablan, no pasa nada. Cada uno sabe cómo va a rendir. Cada uno debe enfocarse, concentrarse en sus procesos y no frustrarse demasiado”.

A la hora de mencionar sus sueños, Juana dijo que “el año que viene hay un Sudamericano de Mayores y quiero entrar. A largo plazo, quiero ir a un Mundial de Mayores y a los Panamericanos, a los próximos porque para los de este año quedé muy cerca”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar