sábado 19 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
En un entrevista

Los increíbles y extremos elogios a Mar del Plata del director técnico de San Lorenzo

Rubén Darío Insúa respondió a preguntas sobre su carrera y se sometió a un ping pong donde dejó al descubierto una postura casi fundamentalista con estas playas.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Distendido luego de un año difícil, con regreso al club de sus amores y un cierre de campeonato mucho más feliz que aquel inicio lleno de contratiempos, Rubén Darío Insúa trazó un distendido balance de su gestión al frente de Club Atlético San Lorenzo y en el marco de un juego periodístico se despachó con enormes elogios para Mar del Plata.

Aún cuando reconoció que sus veraneos son en Argentina y en Arenas Verdes, una localidad balnearia muy pequeña de la costa atlántica bonaerense, no escatimó elogios cuando tuvo que hablar de la principal ciudad de ese frente de playas.

En diálogo con los conductores de “Paren la mano”, que se emite por la señal digital Vorterix, respondió a decenas de preguntas sobre su desempeño como entrenador en la institución de Boedo y aceptó afrontar otras tantas en el marco del siempre divertido y prometedor formato de “ping pong”, ideal para invitados con ganas de divertirse.

Embed

Los dejó a mitad de camino cuando le propusieron elegir entre vino a fernet. “No tomo alcohol”, les aclaró, aunque aceptó algún sorbo de champagne en ocasiones muy especiales. Por ejemplo, en las fiestas de fin de año

“¿Para vacacionar, Mar del Plata o Moscú?”, le consultaron en un contraste un tanto delirante. Insúa, más allá de la opción que le plantearon, fue muy efusivo en su respuesta y elección: “Mar del Plata, para mí la ciudad más bonita del mundo”, dijo, contundente y la distinguió con la misma pasión con que habla de una pelota de fútbol.

Pero había para más. Enseguida, cuando le consultaron si le gustaría viajar a la luna. “No”, respondió contundente. Y por si hubieran dudas de sus preferencias, insistió: “prefiero ir a Mar del Plata”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar