jueves 11 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
IMPORTANTE

¿Por qué se celebra hoy el Día Internacional contra la Homofobia en el Deporte?

Primero era contra la homofobia en el fútbol y luego se amplió

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Cada 19 de febrero se conmemora el Día Internacional contra la Homofobia en el Deporte. La fecha recuerda el nacimiento de Justin Fashano, un joven londinense que a los 17 años debutó en la primera división de fútbol en Inglaterra.

Su habilidad y velocidad despertaron el cariño del público, el interés de diversos clubes y en su compra por el Nottingham Forest Football Club en 1981 por un millón de libras; hasta entonces, el pase más caro de la historia para un jugador afrodescendiente.

A pesar del futuro auspicioso, al tiempo su rendimiento comenzó a disminuir en forma simultánea a la controvertida relación que sostenía con su entrenador Brian Clough, quien sostenidamente le cuestionaba que concurriera a bares gays. Pero una severa lesión en la rodilla motivó la rescisión de su contrato y su pase a préstamo a otros clubes de menor categoría.

Sin embargo, el verdadero ocaso de su carrera deportiva tuvo lugar cuando, en un reportaje publicado en octubre de 1990 por el diario “The Sun” dijo ser gay; fue el primer futbolista inglés en manifestarse en ese sentido. Esta declaración tuvo un fuerte impacto negativo en la opinión pública y le valió la discriminación de compañeros y rivales que le dirigían expresiones homofóbicas en el campo de juego; incluso el repudio de su hermano, quien incluso le ofreció dinero para que callara.

fasha.jpg

Desde ese momento participó en diferentes clubes y fue designado entrenador en el Maryland Mania de Estados Unidos, hasta que en 1998 fue denunciado por abuso sexual por un adolescente de 17 años. No es menor el contexto: aunque el estado de Maryland permitía las relaciones sexuales desde los 16, consideraba delito todo acto homosexual. Consecuencia de ello, Justin decidió regresar a Londres y dos meses después se suicidó. En la carta que dejó, expresó haberse dado cuenta que ya había sido declarado culpable. Irónicamente, la investigación policial fue archivada por falta de pruebas tiempo después de su trágica decisión.

Más de dos décadas después, 39 países de Occidente sancionaron leyes de matrimonio igualitario; Argentina hizo lo propio en 2010. Sin embargo, son pocos y recientes los casos en que futbolistas de primera división reconocieron ser gays; como el australiano Josh Cavallo en 2021 y el checo Jakub Jankto.

Es que el mandato social y cultural de la heterosexualidad sigue vigente y el temor a la exclusión aún condiciona la libre expresión del deseo sexoafectivo, especialmente en el ámbito del fútbol, un deporte sumamente masculinizado.

Las leyes solas no bastan. Como tampoco fue suficiente que en 1990 la OMS decidiera excluir del listado de enfermedades psiquiátricas a la homosexualidad.

Estas medidas deben conjugarse con campañas de sensibilización social que permita pensar en otras masculinidades por fuera de la idea patriarcal del varón “de verdad” y las expectativas sostenidas alrededor; que contemple que los gustos, hobbies, carreras y trabajos que se eligen no tienen ninguna vinculación con el género ni con la orientación sexual.

Es importante reflexionar sobre estas ideas y difundirlas para lograr un verdadero cambio cultural, para vivir en sociedades verdaderamente libres de prejuicios.

Texto: Claudia Ethel Pekar.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar