A partir de distintas investigaciones, y dentro de lo ordenado por la Fiscalía Temática en materia de estupefacientes a cargo de los fiscales Daniela Ledesma y Leandro Favaro, el municipio derribó una edificación precaria que funcionaba como búnker que comercializaba drogas en calle Los Manzanos entre Zeballos y Anchorena del barrio Jardín de Alto Camet.

Producto del operativo, se pudo secuestrar envoltorios de cocaína ya fraccionados para su venta. Además detuvieron a dos hombres mayores de edad: uno de ellos fue aprehendido a pocos metros del lugar mientras intentaba darse a la fuga.

También se secuestraron elementos de corte y fraccionamiento como tijeras y recortes de nylon, un teléfono celular, material de estiramiento y dinero en efectivo.

Intervino personal de la Delegación de Investigaciones del Trafico Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Mar del Plata, Emsur, Seguridad municipal, Defensa Civil, y personal de Policía Ecológica que tuvo a cargo de llevar adelante el protocolo Covid-19 como así también se contó con el apoyo de personal del Escuadrón de Infantería, Escuadrón de Caballería y personal de las distintas policías de seguridad de Mar del Plata.

Desde el Emsur se dispuso de las maquinarias para derribar este búnker, operatoria supervisada además por el intendente Guillermo Montenegro y el titular de la secretaría de Seguridad, Darío Oroquieta.

La investigación fue iniciada hace tres meses y, luego de realizar distintas tareas de campo, se pudo establecer que en este búnker al menos dos hombres comercializaban estupefacientes al menudeo, más precisamente cocaína.

Para esto, utilizaban una casilla precaria de pequeñas dimensiones, construida con chapas y maderas la cual, a su vez, se encontraba delimitada por un cerco completamente cerrado con chapas que hacían dificultoso tanto su ingreso como la visión hacia el interior.

El búnker era custodiado por otros sujetos en la parte externa (conocido como “satélites”), quienes se encargaban de advertir anticipadamente cualquier circunstancia que ponga en riesgo su actividad ilícita.

En este contexto, y una vez plasmadas las distintas pruebas obtenidas a través de la investigación, se solicitó a través de la fiscalía la correspondiente orden de allanamiento que fue otorgada por el Juzgado de Garantías N° 4 a cargo del juez Juan Tapia.

Las personas aprehendidas fueron remitidas y alojadas en la Unidad Penal 44 para ser indagados por la fiscalía interviniente por el delito de Tenencia de Estupefacientes con fines de comercialización.

Comentá y expresate