Una mujer de 47 años que estaba desaparecida hace seis meses fue encontrada viviendo en una carpa en medio del bosque. Ya la daban por muerta. La policía no podía entender cómo estaba viva, cómo hizo para sobrevivir al frío desgarrador y la falta de alimentos.

El 25 de noviembre de 2020, los oficiales de Utah (Estados Unidos) se disponían a cerrar una ruta para el invierno. La nieve, el hielo y las bajas temperaturas hacen que ese camino que pasa por el área de Spanish Fork Canyon sea demasiado peligroso en los días más fríos.

Allí encontraron un auto abandonado y comenzó la investigación para saber quién era su dueño y qué había sucedido. Y descubrieron que se trataba de una mujer de 47 años que no había dejado rastros.

Durante los meses siguientes, los funcionarios intentaron identificar y contactar a los familiares de la mujer, pero fue en vano. Se asignó a un detective para que trabajara en el caso, sin embargo solo pudo contactar a ex compañeros de trabajo, que no tenían ninguna información sobre su paradero.

Los funcionarios realizaron búsquedas por tierra y aire, recorriendo la zona durante todo el invierno, sin poder encontrar ninguna señal de la mujer.

La búsqueda se mantuvo a pesar de no tener novedades de la mujer. Su historia pasó a ser un verdadero misterio hasta que el pasado domingo, un sargento regresó al área con representantes de una organización de búsqueda sin fines de lucro. Iban a realizar un nuevo rastreo, esta vez utilizando un dron para tratar de ubicar alguna pista de la mujer.

En una de las primeras pasadas, el dron se estrelló, y mientras caminaban hacia las colinas para recuperar el dispositivo, el sargento y el piloto del dron se encontraron con una carpa y en su interior encontraron a la mujer que estaban buscando.

"No esperábamos encontrar a nadie vivo, dado el tiempo que había pasado", dijo el sargento. Spencer Cannon a Fox 13, y agregó: "En situaciones como esa, simplemente nos encontramos con el cadáver, pero esta vez la historia fue muy diferente. Nos sentimos bastante aliviados y felices de que ella todavía estuviera viva".

Según la policía, la mujer se encontraba en mal estado físico. Dijo que racionó algo de comida que le quedaba, bebió de un arroyo cercano y dependió de la hierba y el musgo como dieta. Había perdido mucho peso y estaba débil, pero el comunicado de prensa decía que se comportó de modo "ingenioso" para seguir viva.

Llevaba una "pequeña cantidad de comida", se afirmó en el comunicado de prensa, y les dijo a las autoridades que buscaba pasto y musgo para subsistir mientras tenía acceso al agua potable de un río cercano. Los funcionarios ahora creen que la mujer se mudó al parque por elección.

"Debido a la condición de la mujer y la información en las conversaciones con ella, los agentes la llevaron a un hospital local para una evaluación de salud mental", dijo el comunicado de la oficina del alguacil.

Los funcionarios enfatizaron que "si bien muchas personas podrían optar por no vivir en las circunstancias y condiciones que vivía esta mujer, ella no hizo nada en contra de la ley".

Comentá y expresate