Rescatistas, policías y bomberos trabajaron durante horas para buscar a Fondado, que había dejado su camioneta a la vera de la ruta 11, con las llaves puestas y una carta en la que pedía perdón. A su vez, Fondado dejó una remera tirada en los acantilados. Todo parecía tratarse de un suicidio.

“Hicimos un rapel a unos 1500 metros del vaciadero, hacia el lado norte. Descendieron cuatro rescatistas, dos en sentido norte y dos en sentido sur. Hicieron rastrillaje, siempre atentos al estado de las mareas”, indicaron fuentes del caso en diálogo con Ahora.

fondado.jpg

El resultado del rescate fue negativo. Fondado, un hombre con adicción al juego, no se había quitado la vida. Estaba en un hotel del centro de Mar del Plata, donde se escondía luego de haberse quedado con los ahorros sus amigos y conocidos.

“Le pedía a la gente sus ahorros y les decía que se los cambiaba por dólares a un precio más barato. Estafó a medio Coronel Vidal”, confiaron fuentes de la investigación en diálogo con Ahora.

Fueron los propios conocidos de Fondado quienes rastrearon su teléfono celular y aportaron datos de relevancia para determinar su ubicación. Fondado, en definitiva, cometió un pseudocidio (fingió su propia muerte) y declaró ante la fiscalía que se fue de Coronel Vidal por su propia voluntad.

Mientras las fuerzas de seguridad lamentan el despliegue y los recursos utilizados en vano, los investigadores se centrarán en las estafas por las que fue acusado Fondado.

Comentá y expresate