Un estudio advierte que el coronavirus se siente “particularmente atraído” por el grupo sanguíneo A. Los investigadores evaluaron una proteína de la superficie del virus SARS-CoV-2 y cómo interactuaba con cada tipo de sangre.

La investigación de la Escuela Médica de Harvard, publicada en la revista Blood Advances, analizaba una proteína de la superficie del virus llamada RBD (dominio de unión al receptor) que es la parte que se une a las células del organismo humano. Para ello, se utilizaron antígenos sintéticos de los grupos sanguíneos A, B y O tanto de glóbulos rojos como respiratorios.

El resultado arrojó que la proteína RBD se une de manera preferente a las células del organismo de las personas con grupo sanguíneo A, en concreto, de las respiratorias. "Es interesante que el RBD viral solo realmente prefiera el tipo de antígenos del grupo sanguíneo A que se encuentran en las células respiratorias, que presumiblemente es la forma en que el virus ingresa a la mayoría de los pacientes y los infecta", explicó el autor del estudio Sean R. Stowell, del Hospital Brigham and Women's, en Estados Unidos.

También se realizó el análisis utilizando el virus SARS-CoV para averiguar si había una preferencia similar y los resultados también fueron que las personas con grupo sanguíneo A tienen preferencia a que la proteína RBD se adhiera al organismo.

“Dado que estos resultados no demuestran definitivamente que el tipo de sangre A contribuya directamente a la infección por SARS-CoV-2, estudios futuros se expandirán necesariamente más allá de estos descubrimientos iniciales”, señalá el estudio.

Y finaliza: “Cualquiera que sea la posible contribución de los antígenos ABO(H) a la infección y posible progresión de la enfermedad, la habilidad del virus para interactuar directamente con el tipo de sangre A únicamente expresada en las células epiteliales respiratorias proporciona una evidencia clara una asociación directa entre el SARS-CoV-2 y el ‘locus’ genético ABO(H)”.

"El tipo de sangre es un desafío porque se hereda y no es algo que podamos cambiar. Pero si podemos comprender mejor cómo interactúa el virus con los grupos sanguíneos de las personas, es posible que podamos encontrar nuevos medicamentos o métodos de prevención" indica Stowell.

Comentá y expresate