Las autoridades sanitarias detectaron en Brasil una nueva variante del coronavirus y se encendieron las luces de alarma. Se trata de la variante B.1.621, que fue detectada por primera vez en Colombia, pero a partir de la celebración de la Copa América en Brasil, fue registrada en dos hombres que formaban parte de las delegaciones de Ecuador y Colombia.

Los casos fueron detectados en Cuiabá, en el estado de Mato Grosso. Esta variante fue descubierta por primera vez en enero de este año y ya se ha extendido por 19 países de América y Europa, principalmente Estados Unidos, Colombia, México, España y Holanda.

La variante B.1.621 forma parte de la “lista de alerta” de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ser monitoreada y estudiada.

Aún no recibe nombre con una letra correspondiente al alfabeto griego por ser reciente.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Europa, esta variante trae 5 mutaciones en la proteína de espiga, la proteína responsable de adherirse a los receptores de las células humanas y comenzar la infección del virus.

Si bien cuatro de estas cinco mutaciones ya se habían observado en otras variantes importantes, hay una quinta que parece ser nueva y no se había encontrado en otras variantes del virus.

El CDC informó que esta variante podría tener impacto en la inmunidad obtenida luego de haber tenido Covid-19 o luego de la vacunación, aunque todavía no hay confirmación y por eso se debe seguir estudiando.

La variante B.1.621 ha llamado la atención del Ministerio de Salud y del Instituto Nacional de Salud de Colombia ya que se estima que representa un 24% del total de los casos de coronavirus.

Si bien en Brasil hay pocos casos reportados y según Fernando Spilki, virólogo y profesor de la Universidad Feevale de Rio Grande do Sul los datos de Colombia y otros países “no indican mayor agresividad, a pesar del aumento de casos en algunas regiones".

El gobierno de Mato Grosso confirmó que los casos de Covid-19 con esta variante fueron detectados en dos hombres de las delegaciones de Ecuador y Colombia para la Copa América. Aunque fueron aislados al saberse su diagnóstico, se desconoce si el virus puede estar circulando producto del posible contagio que habrían provocado antes de saber que eran positivos.

El contagio con esta nueva variante realza las críticas hacia el protocolo sanitario de la competición, que incluso se relajó y permitió la entrada de público en la final entre Argentina y Brasil. En total se contabilizaron 168 casos relacionados con el torneo, incluyendo 37 jugadores o miembros de los cuerpos técnicos, cinco empleados de la Conmebol y 126 subcontratados.

Comentá y expresate