Un estudio realizado por el Observatorio Alimentario Nutricional de la Escuela de Medicina reveló que la situación alimentaria nutricional de embarazadas, niños y niñas menores de 5 años con vulnerabilidad social y dificultades de acceso a los alimentos se encuentra “agudizada e invisibilizada" en Mar del Plata.

El proyecto, seleccionado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación permitió crear una sala de situación, georreferenciar a las familias marplatenses con vulnerabilidad social e inseguridad alimentaria y consolidar las bases para que el Observatorio Alimentario Nutricional pueda sistematizar la información, efectuar vigilancia y seguimiento de las familias evaluadas.

Entre los principales resultados del estudio, se reveló que se encuestaron 219 hogares, con un promedio de 5 habitantes por hogar. En el trabajo se focalizó en las familias más vulnerables. En los hogares conviven 444 niños y niñas de hasta 6 años: el 67% tiene algún tipo de inseguridad alimentaria, de acuerdo a la escala validada de experiencia de inseguridad alimentaria (FIES).

El diagnóstico arrojó que tan sólo el 28, 31% de las familias con vulnerabilidad social refirió tener seguridad alimentaria. Además, apenas el 36,99 % de los hogares cuentan con trabajo registrado. El 67,11% de las familias son beneficiarias de Programas Sociales; en tanto, el 6,39% de ellas refirió que es su única fuente de ingresos.

En cuanto al consumo de productos ultra procesados, más del 50% de las familias encuestadas expresaron consumir todos los días galletitas dulces, saladas o panes envasados (54,34%) y pan. El 44, 75% de las familias consume todos los días jugos (en polvo, botella, tetra o envase similar) gaseosas, aguas saborizadas con/sin azúcar.

Asimismo, se destaca la baja frecuencia de ingesta de vegetales frescos, tan sólo 53 hogares (24,2%) refirieron incluirlos en sus comidas todos los días. De esta manera, no cumplen con las recomendaciones nutricionales que establecen consumo diario de frutas y verduras. Las frutas se encuentran presentes en el consumo de los hogares con mayor prevalencia para cada una de las frecuencias semanales.

El 27,85% de los hogares encuestados (61) nunca consumió legumbres. El 74,42% de las familias las consume menos de 3 veces por semana, siendo un alimento nutritivo y accesible.

Qué es la inseguridad alimentaria

La inseguridad alimentaria y nutricional es la disponibilidad limitada o incierta de alimentos nutricionalmente adecuados y seguros. Se manifiesta en la salud de las personas como malnutrición: desnutrición, sobrepeso, obesidad, desnutrición oculta, coexisten en todos los estratos sociales, y se profundiza en aquellos sectores más vulnerados.

Desde el Observatorio Alimentario Nutricional de la Escuela de Medicina señalaron que "está claro que sin la organización barrial la crisis económica y las carencias alimentarias hubieran sido aún más alarmantes". "La situación de extrema vulnerabilidad social en la que se encuentra un gran sector de la población, hace imposible pensar que la respuesta a los problemas alimentarios sean resueltos con la accesibilidad a la comida", concluyeron.

Comentá y expresate