Cuatro chicas menores de edad los denunciaron, dieron detalles fundamentales para la investigación y esta madrugada la Justicia y la Policía Federal actuaron en consecuencia.

Tras una serie de cuatro allanamientos, detuvieron en sus respectivas casas a Emmanuel Carlos Ioselli, de 24 años, el famoso Camus Hacker, y a Gastón Rubén Favale, de 42, un fotógrafo.

Ambos están acusados de actuar en sociedad para captar chicas a través de Instagram, engañarlas con la realización de supuestos castings de modelaje para en realidad hacer sesiones fotográficas de perfil pornográfico. Ese material, luego, era vendido en Internet.

Cuando ocurrieron los hechos, las chicas eran menores de edad. En las denuncias reconocieron que sucedieron abusos e incluso violaciones.

Las sesiones fotográficas se hacían en un hotel alojamiento llamado "Los Lirios", del barrio de La Paternal. Ese punto, también un local comercial en Capital Federal y los domicilios de ambos detenidos, el de Ioselli en Campana y el de Favale en El Palomar, fueron los allanados por la Policía Federal.

Los dos detenidos se encontraban aún en sus viviendas esta mañana, a la espera del traslado y de las respectivas acciones ordenadas por el juez federal Sergio Torres, que entiende en la causa por "trata de personas". Según la investigación, a cargo de la fiscal Alejandra Mángano junto a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, Camus Hacker se encargaría de la captación de las chicas.

Tras establecer el contacto, les presentaba a Favale, un técnico informático que ya carga con dos causas por "abuso sexual", que se hacía pasar por productor y fotógrafo, para completar el plan. Una vez realizada la sesión de fotos, con el engaño de introducirlas en el mundo del modelaje, Favale movía sus contactos y comercializaba el material.

Cuando alguna de las chicas intentó denunciarlos, la relación se tensó y comenzaron las extorsiones, de acuerdo al relato de las jóvenes. Una de ellas contó que fue violada por Favale cuando tenía 16 años.

Comentá y expresate