La investigación de la muerte de una mujer de 78 años, cuyo esclarecimiento sigue pendiente, derivó en la detención de una joven que posterior a aquel hecho estuvo utilizando uno de los teléfonos celulares sustraídos a la víctima.

El crimen de Susana Irene Yas ocurrió el 13 de enero de este año. El cadáver, con signos de violencia, lo encontraron a mitad de camino entre el pasillo que une el departamento con el ascensor, en el edificio de Chaco 1005.

En la causa que lleva adelante el fiscal Fernando Castro consta que en la vivienda de Yas se pudo constatar el faltante de una computadora personal y dos teléfonos celulares.

A partir de esta pesquisa y con intervención de personal de la DDI se pudo determinar uno de esos teléfonos había sido utilizado. Así se llegó hasta Daiana Villaverde Santillán, de 24 años.

Hasta el momento no hay datos que permitan probar que la ahora detenida, acusada de encubrimiento agravado, haya sido responsable o cómplice del homicidio.

Lo que sí está probado es que fue usuaria activa del teléfono celular robado a la víctima.

Santillán quedó alojada en el Destacamento Femenino y este martes será trasladada a tribunales para prestar declaración indagatoria ante el fiscal..

Comentá y expresate