La historia comenzó con un intento de suicidio en Belgrano. El protagonista era un ciudadano francés, que finalmente fue rescatado por la Policía e internado. Lo inesperado fue lo que siguió:una denuncia anónima por el faltante de un bolso con mucha plata en la casa de esta persona. Todo derivó en un allanamiento en la comisaría 33° de Belgrano que terminó con ocho policías presos.

El extraño episodio ocurrió el lunes a la noche, cuando un hombre llamó al 911 por un intento de suicidio ocurrido en Amenábar al 800, en Colegiales. Quien se había querido quitar la vida era un amigo del dueño de casa, de nacionalidad francesa, que se había quedado solo mientras el otro iba a un súper chino. La Policía fue al lugar y encontró a una persona en el baño, con un corte en el cuello. Enseguida lo trasladaron en una ambulancia del SAME.

Horas después, llegó a la Oficina de Transparencia de la Policía de la Ciudad una denuncia por el faltante de un bolso con más de 300 mil dólares de esa casa, según informaron fuentes policiales. Sobre el monto en cuestión hubo varias versiones que variaban la cantidad entre los 300 mil pesos y los 3 millones de dólares.

La acusación apuntaba contra los agentes que intervinieron en el hecho de Amenábar al 800 y fue realizada por dos personas, cuya identidad se mantiene en reserva.

La denuncia llegó al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 41 a cargo del juez Ricardo Farías, que ese mismo día ordenó allanar la comisaría 33° y detener a 10 agentes. Sólo hallaron a 8, que el miércoles a la noche ya habían sido liberados, según informaron fuentes del caso.

Lo allanamientos fueron realizados por la Policía de Seguridad Aeroportuaria entre las 21.30 del martes y las 00.30 del miércoles. Los agentes fueron con la orden de buscar un bolso azul con una suma importante de dólares. No lo encontraron.

También se llevaron los libros de registros y rompieron los candados de los lockers de los vestuarios de los policías de la seccional. Abrieron todos los patrulleros y los autos particulares. “No se encontró ni un solo peso”, dijoun vocero que siguió de cerca los operativos.

No obstante, en el lugar fueron detenidos ocho agentes. La orden alcanzaba a diez, pero uno de ellos estaba de franco hasta el viernes y el otro, de licencia médica prolongada desde 2015. Los aprehendidos quedaron alojados en la Alcaidía de Tribunales. La estrategia, era que los oficiales no se pudieran poner de acuerdo en dar una misma versión de los hechos.

El juez ordenó incautar y analizar todos los celulares que había en poder de los policías. En total, secuestró 18 teléfonos.

Cuando todo apuntaba a una investigación por robo y corrupción policial, la historia adquirió un rumbo incierto. En la mañana del martes empezaron a viralizarse fotos de los allanamientos, en las que se incluía la de un bolso lleno de billetes.

En ese contexto, trascendió que el dueño de la casa donde ocurrió el intento de suicidio habría negado el faltante de dinero. Se habría presentado a declarar ante el juez Farías, según dijeron fuentes policiales. Esto no pudo ser confirmado.

Lo cierto es que anoche los ocho policías detenidos quedaron en libertad. Por ahora, la Fuerza no tomó ninguna medida contra ellos. Pero el juez Farías continúa con la investigación.

Casualmente Farías es el mismo juezque ordenó detener al primer jefe de la Policía de la Ciudad, José Potocar; y a Guillermo Calviño, su predecesor, en una causa de corrupción en la comisaría 35°. Los dos están libres pero aguardan el juicio oral.

Todavía no está descartado que el bolso haya existido, a pesar de la declaración del dueño de la casa. Pero de ser cierta su versión, el interrogante se centra en el motivo de la denuncia que llevó a ocho policías a prisión.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate