El hombre que fuera denunciado por su ex pareja, debido a las constantes amenazas que recibía, luego de haberla golpeado haciéndole perder un embarazo y someterla a otros episodios de violencia de género, quedó detenido y si bien restan completarse algunos plazos procesales, su situación quedó “muy comprometida”.

Se trata de Fernando Raúl Galante, de 43 años, al que se le fue rechazado un pedido de eximición de prisión, antes de que se adoptara la medida de aprehenderlo y que tuvo directa relación con nuevas intimidaciones que recibiera la víctima, Ana María Reinaldi.

El imputado, de profesión taxista, ahora afronta la acusación por los delitos de “lesiones leves agravadas y amenazas calificadas”, a las que podría sumarse la de “abuso sexual con acceso carnal”, por aquel hecho en el que la joven fue retenida contra su voluntad, a modo de secuestro y en el que fue agredida y violada. No obstante, para profundizar en esta última situación se aguardan por los resultados de la pericia del cotejo de ADN, que podría demorar algunos días más.

De acuerdo a lo señalado por Ana María Reinaldi, el procedimiento en el que se detuvo a Galante se concretó “el miércoles pasado a la noche, lo llevaron a la comisaría que está en la localidad de Villa Lynch y luego fue trasladado para declarar ante el fiscal Mario Alfredo Marini”. Una vez conocida esta noticia, la damnificada sostuvo que “luego de tantos malos momentos que tuvo que sufrir, era hora que la Justicia cumpla con el rol que le corresponde. No puede ser que las víctimas cumplamos una especie de condena, sin tener la libertad de andar por la calle o en mi caso, salir de mi casa para ir a trabajar, mientras los victimarios andan sueltos”.

Cabe recordar que esta mujer perdió un embarazo de cuatro meses de gestación al recibir una golpiza de quien fuera su pareja, pero que su calvario no finalizó con ese traumático hecho, sino que se extendió en el tiempo y durante varios meses, con amenazas de muerte, intimidaciones en las redes sociales y un acoso permanente a modo de represalia por haber sido denunciado. Estas situaciones de violencia se dieron, tras una corta relación, que ella decidió interrumpir por ciertas circunstancias que preanunciaban que algo malo podría sucederle, aunque no en este nivel extremo.

Tras aquella primera presentación en la Comisaría de la Mujer de San Martín, que dio lugar al expediente por este caso de violencia de género. No obstante, frente a las posteriores intimidaciones, se le fijó a Galante una restricción acercamiento y también se le otorgó un botón antipánico a Reinaldi. De todas maneras, el hostigamiento psicológico y las amenazas concretas (algunas de ellas, en chats de WhattsApp) continuaron hasta que, ante el constante reclamo de la víctima, se adoptó la decisión de detener al acusado.

Comentá y expresate